ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Puentes de Palabras por José Manuel Otero Lastres

La tal Artadi demuestra una ignorancia política supina

José Manuel Otero Lastres el

Tras la aparente ruptura del “diálogo” entre el Gobierno de España y la Generalidad de Cataluña, Elsa Artadi, consejera de la Presidencia del gobierno autónomo catalán, declaró que lamentaba que el PSOE hubiera decidido ceder ante aquellos que están en contra de la democracia, en contra del diálogo, en definitiva, ante la derecha española. Como voy a tratar de razonar, es muy difícil cometer tantos errores en una frase. Veamos.

Dice Artadi que quienes se oponen al derecho de autodeterminación están en contra de la democracia. Pues bien, es justamente todo lo contrario. No se puede reducir la significación de la palabra democracia a lo que hayan votado los catalanes en unas elecciones autonómicas. Aunque los independentistas hayan obtenido más escaños que el resto de los partidos políticos, es el ámbito de la propia convocatoria electoral el que determina su alcance: las últimas elecciones celebradas en Cataluña solo tuvieron carácter autonómico y su finalidad fue cubrir los escaños del Parlamento de la Comunidad Autónoma de Cataluña. Y Cataluña hoy por hoy, y mal que les pese a los independentistas, no es una república independiente, sino solo un Ente territorial, igual que los otros 17 que integran España.

Por lo tanto, poner por encima de la voluntad del pueblo español en su conjunto que es el único y verdadero titular de la soberanía española, la voluntad parcial de los catalanes -insisto, integrantes, a su vez, de una de las 17 Comunidades Autónomas de España-, lejos de ser contrario a la democracia, es la expresión de su máximo respeto.

Añade Artadi, en segundo lugar, que el PSOE cedió ante los que están en contra del diálogo. La palabra diálogo, en su primera acepción,significa «plática entre dos o más personas, que alternativamente manifiestan sus ideas o afectos». Pero esta palabra significa también «discusión o trato en busca de su avenencia». Al diálogo al que se refiere Artadi no es aquel en el que cada parte expone alternativamente a la otra lo que piensa, sino a la discusión sobre si conviene o no transigir entre posiciones diferentes. Pues bien, a lo que se niegan los partidos constitucionalistas, que son a los que critica Artadi, es a dialogar sobre cuestiones sobre las que no se quiere transigir. Y esto es lo que sucede con los independentistas: solo pretenden que se les reconozca el derecho a la autodeterminación. Y como tal reconocimiento es inconstitucional la disposición a dialogar, sabiendo que no es posible la avenencia, parece más una postura para la galería que una verdadera actitud dialogante.

Finalmente, Artadi debería saber que no hay nadie más inmovilista que los independentistas. En efecto, en “Notas de andar y ver” de su obra “El Espectador”, escribió Ortega y Gasset “Soy un hombre que ama verdaderamente el pasado. Los tradicionalistas, en cambio, no lo aman; quieren que no sea pasado, sino presente”. Hoy los nacionalismos excluyentes  son movimientos defendidos por políticos localistas y cortos de miras que pretenden conquistar y retener cuotas de poder que jamás alcanzarían en ámbitos políticos más amplios. Y es que solamente aferrándose al pasado, queriendo que vuelvan las unidades políticas minúsculas felizmente superadas, pueden estos trasnochados y mediocres “cabeza de ratón” tratar de encontrar cierto protagonismo en unos nuevos tiempos que están claramente reservados para los sujetos con mentalidad abierta que propugnan unidades políticas y económicas de dimensión transnacional.Por eso, ser nacionalista, lejos de suponer abogar por el progreso, es nada más y nada menos que retrogradar, esto es, “ir hacia atrás, retroceder”.

Otros temasPolítica
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes