ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Loading... por Marisa Gallero

El sudoku de Sánchez

El sudoku de Sánchez
Marisa Gallero el

Tras escuchar a Mariano Rajoy descartarse por segunda vez ante el Rey como candidato a presidente y argumentar lo mismo que hace diez días, hubo un instante que pensaba que sí era cierto que estábamos en el Día de la Marmota y que sólo Phil sería capaz de predecir quién sería nuestro próximo presidente.

Un dos de febrero, justo tres años después de que Rajoy saliera por primera vez a través de un plasma de televisión, siguiendo la estrategia de su asesor de comunicación, Pedro Arriola, para negar con más de «dos palabras» que «nunca he recibido ni he repartido dinero negro ni en este partido ni en ninguna parte», el presidente en funciones volvía a interpretarse a sí mismo, y se iba, sin irse, como si estuviera tarareando una letra de Sabina: «Nos pueden dar dos, tres, cinco meses».

Mientras conocíamos la decisión de Felipe VI, Pablo Iglesias ejerció de jefe de la oposición, con tono aireado, acusando a Pedro Sánchez de hipócrita, y espetándole «por enésima vez» que le tendía la mano. Eso sí, tendrá que elegir. O Ciudadanos o él.

En esta encrucijada, haciendo todos los posibles cálculos, y aunque es economista, no sé cómo estará Sánchez en geometría, para convertir el cuadrado del sudoku que tiene por delante en un círculo, al que le pueden salir aristas si olvida los vetos y líneas rojas marcados tanto por su propio partido, como por las otras formaciones para configurar un Ejecutivo “transversal, progresista y reformista”.

Si las palabras de Pedro Sánchez cuando consiguió el peor resultado de la historia del PSOE fueron: “Hemos hecho historia, hemos hecho presente y el futuro es nuestro”. ¿Cuáles serán cuando consiga ese pacto “transversal” mirando a izquierda, derecha, delante, detrás, arriba y abajo?

El problema de Sánchez es que asegura una cosa y la contraria. Ahora dice que «no va a buscar» el apoyo imprescindible de ERC y DiL en la investidura mediante abstención, pero sabemos que ya le cedió senadores para que pudieran formar grupo propio en el Senado. Tenemos entre tres semanas y un mes para saber si sus convicciones se lo impiden, o ser presidente tiene un precio muy alto para todos.

Actualidad

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes