ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Tareas pendientes por Maria C. Orellana

Viejunos

Maria C. Orellana el

Felicito con sana envidia a una amiga porque su reciente nombramiento ha sido publicado en las páginas de directivos de la prensa salmón. El breve currículo escrito bajo la foto cuenta que mi amiga tiene “…una trayectoria profesional  de más de 25 años desarrollada en importantes empresas…”.

Pues me parece fatal que escriban esto, porque echando las cuentas de la carrera universitaria de ciencias físicas y el máster postgrado, cualquiera puede deducir que ya ha cumplido los 50 y francamente, decir la edad de una señora no es elegante.

En realidad, hablando de carreras profesionales tampoco está bien contar los años de los señores. Porque cuando se sobrepasa una edad es mejor decir en tu perfil “más de 20 años de experiencia”, que demuestra “seniority” pero sin traslucir “senility”. Y es que yo cuando hablo de madurez y trabajo no soy muy optimista; creo que, salvo que se esté muy alto en la pirámide profesional, a partir de los 50 años todos los trabajadores de la empresa privada son carne de despido, simplemente por viejunos.

Es un hecho: las empresas los quieren jóvenes, o como se dice ahora, “freshers”. Hombres y mujeres con cuerpos briosos de start-up y salarios contenidos, que dinamicen la pirámide de la compañía.

¿Y cómo se mantiene en forma la pirámide de una compañía? Algunas conocidas multinacionales despliegan una estricta política de “up or out”: cada año los empleados ascienden (los mejores) o salen (los que no dan la talla). No hay estancamiento. Y los más senior, los directivos que pasaron la criba año tras año, son elegantemente despedidos al cumplir 55, con una  jugosa indemnización pactada como premio a los años de servicio leal.

Lo confieso: tengo 50 años y alguien podría decir que he entrado en el club de los “viejunos” de la oficina. Pero yo me encuentro ahora en mi mejor momento: mis hijas ya han crecido, soy más reflexiva,  no tengo miedo ante las decisiones difíciles, disfruto más en el trabajo, he acumulado experiencia utilísima para el desempeño de mis funciones y me he deshecho de todo complejo. Ahora aporto más valor a la compañía.

Así que aún espero aparecer algún día en las páginas de directivos de la prensa salmón con un nombramiento estrella. Eso sí, en el breve historial profesional al pie pediré que escriban “más de 20 años de experiencia en…” para que nadie eche cuentas indebidas. 

   

  

Nota: algunos ejemplos de mujeres que están en su mejor momento profesional, nada “viejunas”

 

 

mundo laboralsociedad
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes