ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Puentes de Palabras por José Manuel Otero Lastres

Los secesionistas catalanes tienen la adicción de incumplir leyes

José Manuel Otero Lastres el

La segunda acepción de la palabra “adicción” es “afición extrema a alguien o algo”. Hasta ahora los independentistas catalanes habían incumplido normas constitucionales. No contentos con ello, han venido anunciando la convocatoria de un referéndum ilegal que infringe manifiestamente la Constitución al sustraer al conjunto del pueblo español la soberanía nacional, parcelándola en un inexistente soberanía catalana que podría decidir sobre la independencia de Cataluña.

Pues bien, con esta afición a incumplir leyes no es de extrañar que la misma haya acabado por adquirido el carácter de “extrema”, toda vez que los propios secesionistas han acabado por incumplir las leyes autonómicas catalanas que regulan la tramitación de las leyes en el Parlament de Cataluña. Dicho más claramente, los secesionistas con la costumbre de incumplir la Constitución le han cogido tanto gusto a incumplir las leyes que lo de orillar las propias que les molestan se ha convertido en una afición tan extrema que ya es una verdadera adicción.

Hoy he visto algunos momentos de la sesión de hoy del Parlament de Cataluña. Y lo que más me sorprende es –valga la redundancia- la sorpresa de algunos espíritus ingenuos que pensaban que unos políticos “incumplidores” de las leyes españolas podrían ser “cumplidores” de leyes aunque fuesen propias cuando éstas obstaculizaran de algún modo la ilusoria finalidad de la independencia que persiguen.

Y es que las adicciones son muy difíciles de curar y, calro, la afición extrema al incumplimiento de las leyes molestas, sean nacionales o catalanas, será también de difícil superación. Lo hemos visto recientemente en Venezuela y lo acabamos de ver hoy en el Parlament de Cataluña. Y es que en la tarde de hoy el Gobierno de Cataluña, con la presidente del Parlament al frente, no han hecho caso no solo a los letrados de su cámara, sino que se han saltado incluso el trámite preceptivo, aunque no viculante, de contar con el dictamen del Consejo de Garantías Estatutarias de Cataluña.

Pero que los secesionistas no canten victoria. Solo han dado el paso que podían dar. Estos fanáticos fascistas (en el sentido gramatical de “excesivamente autoritarios”) acaban de entrar en barrena: han iniciado aceleradamente un descenso hacia el abismo del ámbito penal. ¡Que cada uno vaya atándose los machos!

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes