ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Loading... por Marisa Gallero

Súper Iglesias

Súper Iglesias
Marisa Gallero el

Igual de altivo que después de su comparecencia tras su visita a Felipe VI, Pablo Iglesias se presentó ante los medios de comunicación como el verdadero gallo del corral, sacando pecho sin mostrar esta vez a su Ejecutivo en la sombra, con un documento de 98 páginas para un Gobierno de coalición, del Cambio, dándole todos los deberes hechos a un Pedro Sánchez, al que todos nos hubiera gustado ver su cara por un agujerito.

Sobre todo, cuando lea la frase donde el secretario general de Podemos le hace un favor nombrándose a sí mismo: «Pedro Sánchez en la Presidencia y Pablo Iglesias en la Vicepresidencia supone un mecanismo de check and balance». Podrían formar así un nuevo tándem: Pedro Check & Pablo Balance, con un equilibrio dudoso si recordamos los pocos escrúpulos a la hora de justificar cobros de Irán mientras «cabalga con contradicciones».

Para este cometido, si el PSOE acepta y firma su liquidación por reformas, Iglesias tendrá que «super vitaminarse y mineralizarse» como Súper Ratón, para poder afrontar una supervicepresidencia con poder directo sobre los servicios de inteligencia, la comunicación del Gobierno, el CIS, el BOE, RTVE y mando en dos nuevas secretarías de Estado: contra la Corrupción y la Oficina de Derechos Humanos. Un poder fáctico y absoluto.

El hipotético gobierno de coalición PSOE-Podemos-IU creará el ministerio de Plurinacionalidad, reformará la Constitución, convocará un referéndum con garantías en Cataluña, incumplirá la reducción del déficit público acordado por Bruselas, incrementará el presupuesto en 24.000 millones de euros cada año e impondrá un «impuesto de solidaridad» a las instituciones financieras por el rescate, entre otras medidas.

Si la seriedad mostrada por Antonio Hernando es cierta cuando preguntó retóricamente: «Pablo, no sabes dónde estás. ¿En qué momento nos hemos perdido que el jefe del Estado te haya encargado la investidura?», y no otra envolvente para negociar un referéndum «fundamental». No podemos olvidar los senadores entregados a ERC y DiL tan alegremente ni tampoco la línea roja marcada en el último Comité Federal.

Cuando Emmanuel Carrère escribía «Limónov», sobre un personaje desmesurado, disidente soviético, definió su encanto: «Esto no quiere decir que todas esas personas razonables estuviesen dispuestas a votar por él… Pero aman a su personaje vitriólico, admiran su talento y su audacia, y los periódicos, que sin cesar hablan de él, lo saben. En suma, es una estrella». Como tal se presentó Iglesias, sonriendo con su programa para la gente, «convencido de corazón que Pedro Sánchez» los elegirá para sobrevivir, mientras susurraba para sus adentros: «Votadme el próximo 26 de junio».

Actualidad

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes