ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs French 75 por Salvador Sostres

Puigdemont contra las urnas

Salvador Sostres el

Puigdemont está acosando a Esquerra para forjar una lista única del independentismo de cara a las elecciones europeas porque se ha dado cuenta de que presentándose solo no entra. Al haberle rechazado el PNV, y presentándose Junqueras junto a Bildu -¡qué gran manera de convencer al Supremo de que te libere porque ya no representas ningún peligro!- lo más probable es que el expresidente de la Generalitat no obtenga ni su escaño: una encuesta del Parlamento Europeo así lo aventura.

Sería estéril, de este modo, el debate sobre su inmunidad parlamentaria, porque habrían sido los propios catalanes los que le habrían inhabilitado. Por dura que fuera la sentencia de un tribunal español que eventualmente le juzgara, mucho más severa le resultaría la condena inapelable de que su pueblo le girara la espalda. La democracia que tanto defendía se le está volviendo en contra al forajido, y es muy gracioso que trate ahora de defenderse de ella implorándole a Junqueras una candidatura unitaria, privando a los catalanes de su auténtico y legal derecho de decidir.

Artur Mas, instigador del referendo igualmente ilegal del 9 de noviembre de 2014, forzó a Esquerra a no presentarse con sus siglas a las autonómicas de 2015, por el mismo miedo perder ante Junqueras (y con la misma estrategia de negarles a los catalanes el “derecho a decidir” que tanto le había exhibido al presidente Rajoy). Esta vez parece poco probable que ERC vuelva a caer en la trampa convergente.

Puigdemont quiso ser Ben Gurion y terminará como Arafat. Su partido hará el ridículo en las elecciones generales: será derrotado por Esquerra y el PSC, y hasta puede que por los Comunes. En el ayuntamiento de Barcelona logrará, con suerte, ser la cuarta fuerza, aunque puede que quede quinto. En las europeas quería vencer a Junqueras para dar la imagen que mantenía la hegemonía dentro del independentismo, pero no solo va a perder sino lo que más probable es que ni salga.

Poco a poco el catalanismo acusa el recibo de las consecuencias de sus actos. Tantas “jugadas maestras” vienen a morir a la orilla de la Justicia, del Estado de Derecho y, sobre todo, de la realidad. Tanta exigencia democrática para acabar asaltando a Esquerra a golpe de navaja. Tanto invocar el derecho a decidir de los catalanes para no querer escucharlo cuando te dicen que de una vez por todas dejes de hacer el payaso.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes