ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Tareas pendientes por Maria C. Orellana

Mujeres líderes

Maria C. Orellana el

Me manda mi amigo Carlos un artículo sobre Diversidad Corporativa y Liderzago Femenino, que plantea por qué sigue sin crecer la presencia femenina en los niveles de dirección de las empresas, si todos los estudios apuntan que las mujeres son buenos líderes que obtienen buenos resultados empresariales.

El artículo desmonta los tres mitos habituales responsables de la escasez de mujeres directivas, a saber: que las mujeres tienen menos confianza en sí mismas (no, simplemente son más autoexigentes que los hombres), que son menos ambiciosas (no, es que sus ambiciones tienen diferente matiz que las de los hombres, basadas generalmente  en el dinero) y que no se apoyan entre sí (cuando lo que en realidad prefieren es mantener un plano más igualitario entre sus subordinados).

Yo creo que todo esto obedece a que el mundo empresarial ha sido creado por los hombres, se rige en base a sus reglas y se mide por sus patrones. Para reinar en ese reino, natural de los hombres, las mujeres tienen que transformarse artificialmente, retorcer su naturaleza y mutilarse como los bonsáis ¿Sabíais que de media las mujeres directivas tienen menos hijos que los hombres de su misma condición?

Y además, el club de los hombres directivos sigue teniendo mucho escepticismo entre sus filas, que les impide abrirnos sus mentes y sus puertas. Eso sí, a veces bajo su forma de paternalismo condescendiente (tan dañino como el machismo agresivo). Una de mis amigas se encuentra en la excepcionalidad de pertenecer al comité de dirección de una empresa de más de cinco mil empleados siendo mujer. Me cuenta que no soporta cuando alguno de los ejecutivos masculinos con los que trata le dice, queriendo ser amable: “las mujeres tenéis un liderazgo más sensible, más sutil…” Y mi amiga rabia por dentro y se muerde la lengua para no gritar “ARGGG”.

Nota: confieso que yo también a veces me creo todos esos mitos, que incluso pueden haberme apartado en algún momento de la competición profesional de alto nivel.

 

¿A qué renuncian las mujeres por su ambición? Descubrelo en mi novela LOS OBJETIVOS, de Ed. Dauro.

mujermundo laboral
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes