ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Puentes de Palabras por José Manuel Otero Lastres

Un rostro de cemento con el beneplácito del periodismo pesebrista

José Manuel Otero Lastres el

A poco que se reflexione sobre la situación política actual, podrá comprobarse que, desde el triunfo de la moción de censura, estamos en tiempos de maquillaje. Ante la inconsistencia del argumento esencial en que se basó la deposición de Mariano Rajoy de la presidencia del Gobierno (a saber: la imperiosa necesidad de la regeneración democrática), Pedro Sánchez, el nuevo presidente, ha estado, desde entonces, retocando su yo, embadurnándose con todo tipo de mejunjes, para disfrazar su realidad política y asirse como una lapa a la Moncloa durante todo el tiempo que pueda.

Dada la poca finura con la que ha actuado políticamente, no es de extrañar que la única materia que aguanta cubriéndolo el rostro sea el cemento. Y es que hay que tener mucha cara dura, o –aunque no parece que esa fuera su intención- querer gastarnos una inocentada, para comparecer ante la ciudadanía y hacer un balance de sus meses de gestión como en el que nos presentó ayer a los españoles.

En el ABC de hoy se detallan con toda precisión los radicales cambios que dado Sánchez en su discurso: lo que decía antes de ser presidente y lo que afirmó en su comparecencia en temas como la economía, Cataluña, Franco, las elecciones, la duración de la legislatura y los pactos. Estamos ante un sujeto que es capaz de defender tal cantidad de principios contrarios entre sí que, como se dice en las redes sociales, parece Marxista, pero de Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan… tengo otros”.

Desde hace algunos años, y sobre todo desde que se ha profesionalizado la política, cada vez es menor el prestigio de la clase política en general. Esta enorme pérdida de credibilidad en tan poco tiempo es, a primera vista, sorprendente, toda vez que la actividad política por tener como objetivo esencial el servicio a los demás debería ser el principal objeto de deseo de nuestros mejores ciudadanos.

Sin embargo, a poco que se medite sobre el modo en  que nuestros políticos actuales rigen los asuntos públicos, desaparece de inmediato esa inicial perplejidad. Y es que cada vez es más frecuente que ver en la contienda política, que en lugar de preocuparse por los asuntos públicos, los políticos defiendan descaradamente sus intereses personales. Y en esto el que más abiertamente ha puesto de manifiesto que “solo le preocupa lo suyo” es, sin duda alguna, Pedro Sánchez.

Lo sorprendente es que mediáticamente son pocos los que censuran este proceder del presidente del Gobierno. Si en épocas anteriores, algún presidente del Gobierno hubiera abusado tanto de clasificar como materia reservada buena parte de sus actuaciones, incluidas las privadas (por ejemplo, el avión oficial para ir a un concierto o a la boda de un cuñado), para sustraerlas a la exigencia de la democrática transparencia pública, las críticas de los medios serían un día sí y otro también noticias de cabecera hasta conseguir del presidente la oportuna rendición de cuentas.

Pero hoy en el ejercicio del periodismo, hay bastante pesebrismo. Antes, se consideraba periodista a la “persona que compone, escribe o edita un periódico”, y más ampliamente a “la que tiene por oficio escribir en periódicos”. Hoy el importante peso que han adquirido otros medios de comunicación social y la realización de otras tareas por estos profesionales, han supuesto una ampliación del concepto de “periodista”, que es, además del habilitado legalmente para el ejercicio del periodismo, la persona dedicada profesionalmente, en un periódico o en un medio audiovisual, a tareas literarias o gráficas de información o de creación de opinión.

Pues bien, aunque hay periodistas que ejercen brillantemente su profesión, no se puede ocultar que en nuestros días hay un grado de “pesebrismo” que parece muy superior al de otras épocas. Y es que hoy da la impresión de que existen libertad e independencia para desarrollar esa profesión, pero más en apariencia que en  realidad. Y ello porque no son pocos los periodistas que por su falta de independencia desempeñan gustosos un doble papel: son sumisos y aduladores con el partido político al que sirven, pero críticos y mordaces con el partido adversario.

Eso es algo que sabe Pedro Sánchez y, por eso, aguanta siendo protagonista personal de escándalos como el de su tesis doctoral o teniendo a una buena parte de su gobierno salpicada con manchas de deshonestidad, sin que pase nada. Este silencio o, como mucho, protestas en voz baja, que convierten a muchos medios en cómplices de tanto desatino político, no creo que se deba tanto a posiciones ideológicas compartidas, cuanto a un “pesebrismo” -¿moderno?- puro y duro.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes