ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Puentes de Palabras por José Manuel Otero Lastres

¿Qué se esconde detrás de “El gobierno feminista” de Sánchez?

José Manuel Otero Lastres el

Cualquier observador de la realidad actual, medianamente atento, seguramente habrá comprobado que la política hoy discurre más por los raíles de la comunicación que por los del desempeño de una gestión eficaz de los intereses generales de la ciudadanía. Y es que hoy en política es más rentable hablar y lanzar consignas captatorias de la atención de los electores que presentarles una completa rendición de cuentas de la gestión del programa electoral ofrecido en la contienda electoral.

Tal vez por esto es por lo que al PSOE de Sánchez le gustan tanto las etiquetas: las favorables que suele colgarse impúdicamente y las desfavorables que asigna con escasa precisión a los partidos adversarios. De todas las banderas que está blandiendo Sánchez tal vez su preferida es la del feminismo. En numerosas ocasiones ha calificado a su gobierno como un gobierno feminista. Recientemente en un acto en Valladolid declaró: “Queremos una España feminista, porque el feminismo no es ideológico, es igualdad y democracia. Si la mitad de la población sufre desigualdad lo que se resiente es la democracia, por eso hay muchos hombres que nos reivindicamos también feministas”.

La etiqueta de “feminista” y la justificación que da el presidente desde la perspectiva de la desigualdad no me parecen mal. Aunque en la afirmación que acabamos de reproducir se descubre realmente qué es lo que persigue.

Adviértase, en efecto, que el artículo 14 de la Constitución, al instaurar el principio de igualdad ante la ley, se refiere expresamente a ciertas condiciones o circunstancias generadoras de discriminación: “nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Y, sin embargo, Sánchez abandera solo el feminismo (o la discriminación por razón de sexo) como buque insignia de su acción de gobierno. ¿Por qué?

No es porque no exista discriminación alguna por razón de nacimiento. Tampoco lo es porque no haya discriminación por razón de raza, o por razón de religión, opinión o por cualquier otra circunstancia personal o social. Hay todavía discriminación o –lo que es lo mismo- estamos lejos de lograr la deseable igualdad en todos estos ámbitos.

La razón de que Sánchez abandere el feminismo no es porque a su gobierno le preocupe la desigualdad, sino porque, como el mismo proclama, es la mitad de la poblaciónla que sufre desigualdad por razón de sexo, lo cual convierte al sector femenino en el más rentable desde el punto de vista electoral. Así que menos hacerse el Gary Cooper, proclamándose “solo ante el peligro” del machismo paternalista, y más reconocer que como “político en busca del voto perdido” lo que le interesa es el mayor caladero y éste es modernamente la mitad de la población que forman las mujeres.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes