ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Música para la NASA. por Álvaro Alonso

¿NOS RECORDARÁN ESTAS CALLES? Una generación que se cansó de esperar

"CALLES QUE FUERON NUESTRAS". Juan J. Vicedo. Prólogo de Fernando Navarro (Sílex, 2019)

¿NOS RECORDARÁN ESTAS CALLES? Una generación que se cansó de esperar
Álvaro Alonso el

Asombroso. Y, dirán, ¿por qué? ¿No es acaso un libro de música? Intentaré explicarlo en pocas palabras. A medida que uno va navegando por las páginas del libro de Juan J. Vicedo se descubre, absorto, navegando por su propia vida, cuando nada tiene en común con las calles de Sheffield, Inglaterra, haciéndose preguntas. Las preguntas de la gente corriente. Y es que en su discurrir entomológico, uno se topa de bruces con un universo total, todas las emociones retratadas, todas las vivencias contadas, como si un mapamundi existencial se posara cual mariposa sobre la mesa de madera, haciendo al ser aprehensible, dotándolo de aromas. El esfuerzo tremendo del autor por analizar track by track cada instante de inspiración reflejado en las letras de las canciones, sea de Pulp, sea de Jarvis Cocker, sea de Richard Hawley, lejos de dejarte exhausto, te alimenta como una larva que anhelara alzar el vuelo y comenzar de nuevo. Es un libro riquísimo e inspirador, mucho más allá del contenido, que en sí mismo y para almas mediterráneas como las nuestras ya lo es, al cartografiar no solo un paisaje ignoto, o solamente rozado cuando no imaginado, como es el de las ciudades inglesas: su pasado industrial, su lucha de clases, su deterioro, su individualismo y su libertad creativa, sus ladrillos y sus chimeneas, sus iglesias, sus puentes y cementerios o sus colinas románticas; sino a la vez por el pálpito de sus gentes, sus desajustes, el sexo, el amor, la amistad, su current of concience, el afrontar en fin el sonido de un corazón que late y que quiere seguir creando, honestamente con la realidad como anclaje para hacer que la música cubra de seda la mugre, el desencanto o la falta de esperanza, cuando no todo lo contrario, hacer de la develación oficio que ponga en pelotas la hipocresía, la injusticia o el absurdo “de una generación cansada de esperar”.  Sobredosis de poesía, aunque sea de mercadillo. El conjunto es una metáfora, Sheffield mismo es una metáfora, de lo que de verdad importa y hay que conservar, desde el riesgo y la creación. Con la pregunta revoloteando, como la mariposa que encierra en sí el universo. Después de todo, ¿nos recordarán estas calles que tanto hemos amado? Qué más da, quién lo sabe. Lo veremos, como dice el autor, desde ese lugar del que hablaba Robert Louis Stevenson y que dejamos cuando nos vamos. Mientras tanto, cantemos. Porque sobre todo hay que agradecer a Juan J. que nos haya abierto las puertas a un buen puñado de canciones insuperables.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes