ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Loading... por Marisa Gallero

Extraterrestres

Extraterrestres
Marisa Gallero el

 

En el verano de 2013 cuando los sms de Bárcenas removían la actualidad política, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría sostuvo que Mariano Rajoy ya había dado todo tipo de explicaciones sobre su tesorero. Cuatro años después, el presidente del Gobierno volvía a darlas en el estrado de la Audiencia Nacional como testigo de un caso de corrupción.

Tras la conmoción de los atentados de Cataluña, con el órdago del 1 de octubre calentando motores, el pleno del Congreso abrirá su curso igual que antes de irse de vacaciones y como cerró en agosto de 2013, con Rajoy respondiendo por Gürtel, como si hubiéramos entrado en un eterno bucle, pero con otros protagonistas en la oposición.

Aquel 2 de agosto de 2013, Rajoy fue interpelado por Alfredo Pérez Rubalcaba, por entonces secretario general del PSOE, quién insinuó, pero no planteó ninguna moción de censura. Fíjate cómo hemos cambiado, que ahora el exministro de Interior se ha incorporado al consejo editorial de El País y Rajoy no tendrá que recordarle ninguna frase de las que pronunció, ni leer el «fin de la cita» escrito en su discurso entre paréntesis. De ahí el error de Margarita Robles cuando afirma que «tendría que haber venido a comparecer voluntariamente para explicar aquello que no quiso explicar ante los tribunales». Esta es la segunda vez que hablará de la presunta financiación ilegal del Partido Popular en sede parlamentaria.

En aquella intervención renegó tres veces de los papeles del hombre a quien había confiado las finanzas del partido en el Congreso de Valencia de junio de 2008. «Mis declaraciones de renta y de patrimonio de los últimos diez años están a la vista de todo el mundo, y me parece que tienen bastante más valor que un renglón escrito al vuelo en un papel arrugado». Señalando que «el único hecho probado hasta hoy es el del dinero que ha aparecido en las cuentas del señor Bárcenas en la banca suiza».

Por entonces, existía Izquierda Unida, liderada por Cayo Lara, antes de ser fagocitada en el pacto de los botellines de Alberto Garzón. Al igual que UPyD con una aguerrida Rosa Díez, que no quiso mezclarse con los Ciudadanos de Albert Rivera. Mariano los aniquiló como si fuera Saturno devorando a sus hijos. Con desdén, no se molestó en responder a ninguna de sus preguntas. «Diga lo que diga hoy aquí, reclamarán mi dimisión». Y continúan en ello. Esta vez el turno será de Pablo Iglesias, que reeditará el discurso de su moción de censura fallida. Mientras que Pedro Sánchez tendrá que sentarse en el gallinero.

A estas alturas, todos sabemos que Rajoy volverá a quitarse con indolencia y socarronería el traje de Gürtel, aunque su sombra siga siendo alargada. La diferencia es que todavía nos queda una Comisión de Investigación por delante. Este pleno extraordinario tiene regusto a viejo, como si no hubiera ningún asunto más urgente que reactivar una pinza para «echar al PP fuera de las instituciones», cuando fueron incapaces de ponerse de acuerdo durante once meses. Como exclamaba Fernando Martínez-Maillo: «Vamos a parecer extraterrestres, ¡con la que está cayendo en España!».

 

Actualidad

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes