ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Loading... por Marisa Gallero

Entre el amor romántico y la literatura

Entre el amor romántico y la literatura
Marisa Gallero el

 

En un hipotético mundo literario, no sería desde la puerta de La Crónica, sino de ABC, donde  Mario Vargas Llosa arrancaría la conversación con Bieito Rubido. Igual podría preguntarle el director del periódico, como lo hacía mentalmente Zavalita, «¿en qué momento se había jodido España?». Para que Vargas Llosa recordara un país de otra época, pobre y subdesarrollado, con enormes desigualdades. «Esa España, que los jóvenes ni se imaginan que existió». Como bien refleja el estudio que apunto Rubido de un Observatorio de las Naciones Unidas sobre la autoestima. Los que más orgullosos se sienten de ser de su país, son los chinos. Los españoles, somos los penúltimos, sólo superados por los argentinos.

Estarían delante de unos tragos, en La Catedral, meditando mientras se confiesan. Donde aparecerían las confidencias que escribía en su cuaderno don Rigoberto, las desgracias que sufre Ricardo en «Travesuras de una niña mala» detrás de una mujer o como Trujillo, protagonista de «La fiesta del chivo». volvía a cobrar vida al contar la anécdota escalofriante, como si fuera la típica fantasía latinoamericana, de que durante sus giras por la República Dominicana, los campesinos le regalaban a sus hijas. «¡Y era un problema para El Jefe! ¡No sabía qué hacer con ellas!».

Conversaciones entre conversaciones. Como esa que le contó Fernando Savater de su visita a la Universidad de San Sebastian, que en lugar de estar llena de carteles políticos, estaban condenando el amor romántico. «Bueno, es un progreso, después de ETA… Pero, ¿por qué? ¿Qué van a ganar acabando con el amor romántico? ¡Hasta dónde vamos a llegar!».

Fragmentos de literatura y vida. Con la inquietud de cuál será el futuro, cuando se están encogiendo los lectores, donde «la pantalla está sustituyendo al libro en la formación. Y a través de ello, son muchas las cosas que podrían desaparecer, viéndose empobrecidas. La literatura es la fuente principal del espíritu crítico. Esa función no la puede reemplazar la pantalla, que genera una actitud más pasiva. Si el libro pasa a ser algo residual, sería trágico».

Y una reflexión crítica sobre las redes sociales, donde se extiende infinitamente «un pensamiento extraordinariamente chabacano, vulgar, donde las mentiras más espantosas, las expresiones más groseras se difunden, creando un mundo donde cada vez es más difícil diferenciar la verdad de la mentira»,triunfando el eufemismo de la postverdad, al no haber suficiente contrapeso a la falsificación de la realidad.

Recordando Bieito Rubido que el paraíso de la intimidad había desaparecido, preso del gran ojo orweliano. Sin duda, «la libertad está siempre amenazada».

 

Actualidad
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes