ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Bukubuku por Emilio de Miguel Calabia

El americano tranquilo

Emilio de Miguel Calabia el

(Se lo dedico a Paloma, que empezó a leer “El americano tranquilo” y tardó tanto en terminarlo, que cuando acabó ya se había convertido en “El americano impaciente”).

Reniego de las novelas con mensaje y más aún de las obras donde los personajes simbolizan ideas. “El americano tranquilo” de Graham Greene es una novela con mensaje y donde la trama y los personajes son una metáfora de lo que estaba ocurriendo en Vietnam a comienzos de la década de los 50. Normalmente debería detestar esa novela y sin embargo, me encanta. Esto demuestra lo buen novelista que era Graham Greene.

La novela tiene dos lecturas. La primera es la lucha de dos hombres, el británico Fowles y el norteamericano Pyle por el amor de la vietnamita Phuong con el trasfondo de la Primera Guerra de Indochina.

La segunda lectura, la metafórica, narra la lucha entre el colonialismo europeo, representado por el cínico y maduro Fowles, y el idealismo norteamericano, representado por el joven y buenista Pyle. El premio es Vietnam, o sea, la chica.

Para poner las cosas en contexto: al término de la II Guerra Mundial, los franceses quisieron volver a Vietnam como si nada hubiera pasado y el régimen colonial pudiera continuar como en el pasado. Así comenzó la Primera Guerra de Indochina. En 1954, tras la derrota de Diem Bien Phu, Francia, agotada por el esfuerzo bélico y entendiendo que restaurar la colonia era imposible, abandonó el país. EEUU tomó el relevo en el sur, para impedir que todo el país cayera en manos comunistas, y apoyó como hombre fuerte de la República de Vietnam del Sur a Ngo Dinh Diem. Ngo Dinh Diem representa esa tercera fuerza (ni comunista, ni colonialista) que en la novela Pyle trata de promover.

La ambientación paisajística e histórica está muy lograda, pero lo que sostiene a la novela es la rivalidad entre Fowles y Pyle, una rivalidad que más allá de las diferencias ideológicas, se centra en el amor de Phuong. Y es que no hay pelea más amarga entre dos hombres que la pelea por una mujer.

Pyle es joven y entusiasta, tiene el entusiasmo del converso que desea salvar al universo, aunque no se deje. Graham Greene describe con ironía los desastres y muertes que provoca Pyle en sus esfuerzos de salvar a Vietnam, aunque para ello deba utilizar la sangre de víctimas vietnamitas. Teniendo en cuenta que la novela se escribió en 1955, cuando EEUU solo se empezaba a involucrar en Vietnam, esta visión de Graham Greene resulta profética.

Fowles, por su parte, es un trasunto de Greene: británico, en los cincuenta, escéptico… un poco más y se llama Graham Fowles. Fowles al final de la novela acabará saliéndose con la suya y recuperando a la chica, tal vez porque en este mundo para salir adelante un poco de cinismo es imprescindible y de eso les sobra a Fowles y al propio Greene.

Y queda la chica, Phuong, que es el personaje más flojo de la novela. Greene la presenta dulce, cariñosa e inescrutable; parecería que su único interés en la vida fuera decidir cuál de sus pretendientes será el mejor proveedor. Greene cae de lleno en todos los clichés de la mujer asiática misteriosa e hiperfemenina. Se nota perfectamente que nunca estuvo casado con una.

Literatura
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes