ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Un poco de silencio, por favor... por Israel Viana

La inspiración del «otro» Avishai Cohen

La inspiración del «otro» Avishai Cohen
El trompetista Avishai Cohen, en directo
Israel Viana el

Todo buen aficionado al jazz ha escuchado hablar de Avishai Cohen en alguna ocasión. Pero, ¿de cuál? Resulta que, a falta de uno, hay dos «Avishai Cohen»… y los dos son israelíes. De uno de ellos, el contrabajista, ya hablé aquí. El concierto que dio en el Teatro Lara de Madrid fue, sin lugar a dudas, uno de los mejores de mi vida. Algo irrepetible, una combinación de fuerza, frenesí, originalidad, melodía, sutileza, caos y perfección matemática que llevaron mi concepción del jazz y la improvisación un escalón más arriba.

¿Y el otro? El otro nació en Tel Aviv en 1978, toca la trompeta y no es un don nadie. Tras siete discos como líder, «The New York Times» le definió como «un trompetista obligatorio, con un talento inmenso y gusto por el modernismo». «Uno de los mejores trompetistas de su generación» o «el semioculto genio en la sombra, de apenas 35 años, con aspecto de gurú maharishi», han dicho otros, comparándole incluso con (¡¡¡) Miles Davis. Con estas credenciales, era imposible que no me acercara este martes a la madrileña sala Clamores para ver si semejantes halagos se materializaban sobre el escenario, en la presentación de su último disco: «Dark Nights».

No me agarró este Avishai por el estómago desde el principio, tal y como lo hizo su compadre menos de un año antes, pero me fue atrapando poco a poco con una capacidad envidiable para pasar de lo sutil a lo salvaje, para escapar del lenguaje común (y aburrido) de muchos músicos de jazz, donde la improvisación se vuelve previsible, y adentrarse en terrenos tan peligrosos, como excitantes y originales. Este tipo sabe.

La «trompeta hipster del jazz», un apelativo que debe mucho a su aspecto desaliñado, fue cubriendo las expectativas generadas por un currículo que comenzó a forjarse a los 10 años e incluye giras mundiales con la Orquesta Filarmónica de Jóvenes Israelíes, una beca completa en la Berklee College of Music de Boston, el tercer puesto en el prestigioso concurso Thelonious Monk Jazz y su colaboración en directo con Red Hot Chili Peppers.

Cohen ya se había sumergido en el terreno del be-bop y se interesaba por la improvisación, que ha exprimido en la grabación de «Dark Nights». Fue excitante percibir ayer esto en la caóticamente perfecta compenetración entre Cohen, el contrabajista Yoni Zelnik y, sobre todo, con el batería Justin Brown, que tocaba como un caballo libre y salvaje que galopa arrasando con todo a su paso.

Para el disco, Cohen se reunió en los Brooklyn’s Bunker Studios con su habitual banda (Nasheet Waits, a la batería, y Omer Avital, al contrabajo), sin haber ensayado o puesto ideas en común. Grabaron en la misma habitación, en directo, sin auriculares y creando una atmósfera íntima y directa muy de agradecer. «Tomamos una decisión importante: no más de dos tomas por tema. Dejar que la música fluyera de manera espontánea nos permitió encontrar momentos de conexión mágica», cuenta. Sin planificarlo previamente, también su hermana Anat Cohen (clarinetista) y Gerald Clayton (pianista nominado al Grammy) se pasaron por el estudio donde el trío estaba grabando. Ella, sin pensarlo, se metió a tocar mientras se grababa «Betray» (¡una sola toma!) y, después, ambos en «Old Soul». Un milagro que también se dio con la cantante Keren Ann, que se metió con Cohen a grabar «I fall in Love Too Easily», tras una gira conjunta. La intención era hacer una segunda toma con todo el grupo, pero al escuchar el primer resultado, decidieron dejarlo así.

El Avishai Cohen trompetista ya hizo oídos sordos a las quejas del contrabajista, que le pidió un cambio de nombre en los discos. Éste dijo que de ninguna manera, que él había comenzado a tocar antes. Trató de solventar la confusión generalizada con el título de su primer disco en solitario, «The Trumpet Player» (El Trompetista), grabado en 2003. Y desde entonces, ahí están los dos, ganándose el respeto de todos por caminos paralelos… y quién sabe si un día juntos.

ArtistasEstilos Musicales

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes