ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Puentes de Palabras por José Manuel Otero Lastres

El Festival de Eurovisión y la lengua española

José Manuel Otero Lastres el

Tiene todo el sentido, en mi opinión, que el Director de la Real Academia Española (RAE), el Profesor Darío Villanueva, se haya mostrado crítico con la decisión de Televisión Española de enviar al citado certamen a una joven intérprete española que, lejos de cantar en su propia lengua, lo hizo en inglés.

El profesor Villanueva reprochó a Televisión Española que para intentar ganar el concurso eligiera el inglés cuando es así que hay otros certámenes con gran difusión mundial en los que se premian las mejores canciones en español, como sucede con los prestigiosos Premios Grammy Latinos.

La opinión del Director de la RAE me parece acertada, porque, con independencia de que pudiera sentirse obligado por dirigir la institución que defiende la Lengua Española, RTVE parece haber olvidado en esta edición del festival los rasgos esenciales que caracterizan el certamen.

En efecto, hay que tener en cuenta que no se trata de un concurso de canciones ni tampoco de intérpretes, en el sentido de que esté abierto a la participación de todos los autores e intérpretes que quieran intervenir en el mismo a título personal. Es, por el contrario, un concurso televisivo de carácter anual en el que compiten las televisiones, en su mayoría públicas, cuyos países pertenecen a la Unión Europea de Radiodifusión (UER) con sede en Suiza.

Este año, como en todos los anteriores, el organismo que participó en el festival por España fue la Corporación pública de RTVE, una empresa pública de titularidad del Estado español, que debería haber exigido a los intérpretes que quisieran representarla que cantaran en nuestro idioma.

No voy a discutir la enorme difusión que tiene el inglés y que la utilización de esta lengua, en lugar de la nuestra, pudo haber hecho más comprensible la letra de la canción para la gran mayoría de los telespectadores. Tampoco voy a detenerme a destacar la gran extensión que tiene nuestro idioma, porque no se trata ni de que haya que rendirse ante la lengua más hablada, ni de entablar una competencia entre idiomas.

Lo que me parece verdaderamente determinante es que el apellido de la televisión que competía por España es “española”, que se trata de una de nuestras empresas públicas estatales, y que si RTVE es la única que representa a España en el Festival de Eurovisión lo lógico es que lo haga en nuestra lengua y no en la de otras televisiones concursantes pertenecientes a otro país.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes