ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Pido la palabra por Paloma Cervilla

¿Y quién repara el honor de Camps?

¿Y quién repara el honor de Camps?
Paloma Cervilla el

Los tribunales de justicia han hablado y han dicho, por segunda vez, que el expresidente de la Generalitat de Valencia, Francisco Camps, se pagó sus trajes y que no fueron abonador por miembros de la trama Gürtel. Primero lo sentenció el Tribunal Superior de Justicia de Valencia y ahora lo confirma el Tribunal Supremo.

Aquella acusación que se le hizo al expresidente valenciano, y que le costó el cargo y su propio prestigio político, se demuestra hoy que no tiene ningún fundamento, siempre según lo que dicen los jueces, que no han encontrado pruebas para demostrar las acusaciones que se le hicieron.

Yo recuerdo que, cuando en un Foro de ABC, el entonces director de este periódico, Ángel Expósito, le preguntó si él se pagaba sus trajes, él dijo que sí, pero poca gente le creyó e incluso esa confesión fue más objeto de burla que de crecibilidad.

Hoy, Francisco Camps, es un hombre libre de sospecha, al menos para mí. No tengo pruebas y me niego a acusar de nada a nadie, mientras no se demuestra que cometió un delito. Pero ¿quién puede repararle su honor? ¿quién puede resarcirle del daño causado? Me temo, que nadie, más que él mismo.

Ahora, cuando se pone en cuestión a  la mayor parte de la clase política, cuando se dice que se cobraban sobresueldos tras las puertas de la sede nacional de un partido en Madrid, cuando se asegura que hay cuentas en Suiza con dinero procedente de un partido, sin ningún tipo de escrúpulos, quién así lo afirma debería dar marcha atrás y, cuanto menos, actuar con prudencia.

El buen periodismo siempre ha sido informar con pruebas, contar lo que se conoce y se puede contrastar, no lo que suelta cualquier traidor o sinvergüenza que solo quiere salvarse a sí mismo y a su patrimonio.

Cuidado con las causas generales contra los partidos políticos, ya sea PP, PSOE o cualquiera. Cuidado con el periodismo basura que tanto daño hace a los buenos profesionales. Cuidado con extender la idea de un país podrido, no vaya a ser que cuando haya que rectificar, ya sea demasiado tarde.

España
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes