ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Música para la NASA. por Álvaro Alonso

Van Morrison como un vendaval de fuerza

Van Morrison como un vendaval de fuerza
Álvaro Alonso el

La carrera de Van Morrison (1945) desde los tiempos gloriosos al frente de los Them y sus “Baby Please Don´t Go” o “Gloria” hasta la actualidad es una de las más sólidas y prestigiosas de cuantas puedan encontrarse en la historia de la música pop. A la integridad hay que añadirle en su caso una peculiar trascendentalidad con anclajes en el mundo natural.

Con Astral Weeks Van Morrison y el resto de músicos desentrañaron el sentido de la tierra, en unas sesiones de grabación de las que se desprende que Van Morrison, en 1968, se había convertido en el médium elegido por el hacedor para mediante la hipnosis colectiva revelar los secretos de la madre naturaleza.

Pero fue diez años más tarde, en Into The Music, cuando Van Morrison a través de una de sus canciones más abiertamente místicas se declara bajo el abrigo del creador “como un vendaval de fuerza”. “Full Force Gale” es una canción que, en definitiva, no habla de otra cosa sino de la resurrección.

Más allá de lo profundo de los “himnos al silencio” de Van Morrison, lo que hay en la superficie es tan rematadamente bueno, los arreglos, las composiciones, los músicos que le acompañan (Pee Wee Ellis, Ry Cooder, Mark Isham), los rugidos en bucle del león de Belfast, su manera de integrar como en un sui generis panteísmo musical el jazz, el blues, el soul, el pop, que la “alegría de vivir” de la que hablaba Raymond Queneau nos envuelve con solo volver a escuchar sus canciones. Unas canciones que, ahora de amanecida que miro por la ventana, se me parecen a estos vencejos que cada primavera siempre vuelven otra vez con sus acrobacias a hacer dibujos en el aire.

 

Estilos musicales

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes