ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs French 75 por Salvador Sostres

Un millón de dólares

Salvador Sostres el

Paul Simon y su esposa han donado un millón de dólares de su fortuna personal, lo mismo que ha hecho el presidente Trump, para ayudar a las víctimas del huracán Harvey en Texas. No es la primera vez que Paul Simon dona tan boyantes cantidades a quienes más lo necesitan y este verano, durante el mes de junio, ha realizado una gira de 19 conciertos cuyos beneficios ha regalado en su totalidad a una organización que se dedica a proteger el medio ambiente. Además, en 1987 creó y todavía mantiene una fundación, Children’s Health Fund, de presupuesto millonario y dedicada a dar cobertura sanitaria a los niños que no la tienen.

Paul Simon es de izquierdas y ecologista y el presidente Trump no es por suerte ninguna de las dos cosas pero ambos desde su distinto modo de ver las cosas y desde la contundencia con que cada cual a su modo combate las ideas del otro están unidos por un mismo principio de decencia que es pagar el precio de aquello en lo que creen y sustentar sus discursos con su vida. No recuerdo a ningún crítico del presidente Trump donando nada desde las alturas de su superioridad moral: ni tampoco a nuestros artistas nacionales, tan asiduos de las manifestaciones para darnos lecciones de todo. Una sola excepción: la de Lluís Llach, que tiene su notable fundación africana.

Lo que no se paga no existe. Los discursos sin cash de fondo son un fraude. Un hombre responde con su cifra concreta y todo lo demás son vendedores ambulantes de pócimas milagrosas. Fantasmas. La única izquierda aceptable se mide por lo que comparte y no por lo que reclama. Y la mayoría de artistas, intelectuales y políticos de la izquierda española no sólo no han arriesgado ni un solo céntimo de su patrimonio para ayudar a nadie sino que se han enriquecido explotando comercialmente la miseria ajena con sus cínicos discursos, panfletos o canciones y esto no es ternura, ni generosidad, ni solidaridad. Ni siquiera socialdemocracia: es exprimir el sufrimiento de los demás hasta la última gota del propio provecho, pasar el cepillo y quedarse las ganancias.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes