ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs French 75 por Salvador Sostres

Rajoy es un ritmo

Salvador Sostres el

Rajoy es él y no lo que los medios quieren empujarle a ser. Rajoy es un ritmo, una textura, tu padre que callaba ante todas excusas que le dabas sabiendo que los dos sabíais cuál era la verdad y cuál era el precio. Hay una prisa y una histeria que no son marianistas, ni gallegas. Rajoy ha hecho los cambios que necesitaba hacer. Ha matado a Dolores Cospedal sin humillarla. Ha tomado Génova. Ha designado a Moragas. Ha rejuvenecido la imagen del partido poniendo a Pablo Casado en el escaparate. Darle visibilidad a Maroto está bien para que recordemos lo mucho que en España comparten populistas y terroristas. 

La legislatura toca a su fin y todavía hay quien cree que por mucho insistir va a marcarle el paso al presidente. “Pocas nueces”, tituló El País al conocerse los cambios. “Pocas nueces” después del mucho ruido equivocado que había hecho uno de sus periodistas, conocido por intentara reducir la verdad a sus límites mentales, con esa arrogancia tan de la siniestra que luego los hechos casi siempre desmienten. “Pocas nueces” en lugar de pedir perdón por el estrepitoso patinazo.

Lo que hay es poca información, poca audacia, poca modestia. Poca tensión espiritual y demasiada pretensión disfrazada de profundidad. Que un poco de solvencia nos ayude a compensar el gótico falso de tanto fantasma.

Rajoy ha sido previsible y es no conocerle esperar de él grandes vendavales. La derecha somos pacientes y jerárquicos; y la entrañable incapacidad de la izquierda para comprender el último alcance de lo que hacemos es una prueba más de que el capitalismo no es una ideología sino una superioridad. 

La Civilización es lenta como la cabellera de las mujeres otoñales y el presidente no es un bloguero. Le exigieron que pidiera el rescate y hoy la economía española está despegando. Le dieron por muerto con Bárcenas y hoy Luis es un recuerdo espectral. Le acusaron de no hacer nada en Cataluña y hoy el llamado proceso conoce sus horas más bajas. Hay una propaganda rabiosa que pretende ganar en los titulares lo que en la realidad pierde, y está también el inconcebible empeño de algunos periodistas para que Rajoy les obedezca. Como si no supieran que el presidente no lee la prensa -bastante tiene pagándole las deudas.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes