ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs French 75 por Salvador Sostres

¿Qué pasa, Manu?

Salvador Sostres el

El presidente Macron acudió el lunes acto público en conmemoración de la Resistencia francesa contra el nazismo y cuando se acercó a saludar al público, un adolescente le saludó diciéndole: “¿Qué pasa, Manu?”. Lo cuenta Enric González en una de sus crónicas desde París.

Macron se encaró con el chaval: “A mí me llamas señor presidente de la República, o señor. Estás en una ceremonia y tienes que comportarte como es debido. Hoy se canta La Marsellesa o El Canto de los Partisanos. Y haz las cosas en orden. Si quieres hacer la revolución, gradúate primero y gánate la vida, ¿vale? Entonces podrás ir dando lecciones a los demás”. El chico, en lugar de rebotarse, aprendió la lección, se corrigió, y le respondió: “Sí, señor presidente”.

La izquierda como siempre no ha entendido la importancia de lo que Macron trató de explicarle al adolescente y ha acusado al Elíseo de propaganda, por difundir el vídeo de los hechos) y al presidente de amedrentar a un pobre chico indefenso. Es curioso que el afectado se haya quejado mucho menos, y haya aprendido mucho más, y mucho más rápido, que los adversarios de Macron.

El presidente habló con el chico más rato del que recoge el vídeo de la bronca, y le animó a estudiar, a fijarse metas altas y a respetar los símbolos. Se despidieron afectuosamente.

La izquierda es un “qué pasa, Manu” moral que todo lo impregna, que todo lo destruye. La izquierda empezó siendo una falta de respeto y ha acabado siendo una falta de cualquier proyecto creíble para una sociedad moderna. Ni la misma izquierda sabe qué significa hoy ser de izquierdas, como no sea desalojar a la derecha del poder para ponerse ella.

No creo que al Macron persona le importe que le llamen Manu, o Emmanuel, pero el presidente de la República tiene el deber de defender la dignidad de la institución que encarna, y en general, de los símbolos de Francia. No es propaganda sino una lección fundamental que le explicara lo que le explicó al chico que se dirigió a él de aquella manera inadecuada. Aunque la escena hubiera estado preparada -que no consta que lo estuviera- tendría su valor, su importancia, su enseñanza. La izquierda esto no lo entiende -y por eso ha causado los estragos que ha causado a lo largo de la Historia- pero sin formalidad no hay civilización y lo contrario de la libertad es el caos.

En el “qué pasa, Manu” moral de la izquierda reside su incapacidad para entender el mundo, el alma y el misterio, y a partir de ahí, la devastación inevitable es sólo cuestión de tiempo.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes