ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Espejo de navegantes Expertos en arqueología naval

Un pequeño gran Museo en La Cavada, Cantabria

Un pequeño gran Museo en La Cavada, Cantabria
Agustín Ramón Rodríguez González el

Uno de los aspectos más descuidados en España en arqueología es el referente a la Historia de la técnica e industria, que permite conocer y valorar los esfuerzos en ese sentido que realizaron nuestros antepasados, muy por encima de lo que vulgarmente se supone.

Y entre ellos destaca por su carácter innovador en su tiempo, el de la creación de la primera siderurgia de altos hornos en nuestro país, para fabricar el enorme número de cañones que precisaban las flotas españolas y proteger los puertos que eran su destino y punto de partida y las cobijaban, necesidad ya evidente a principios del siglo XVII.

Hasta entonces se habían sucedido el hierro forjado y el bronce como materias primas para las piezas, pero y superado el primer método al crecer el tamaño y potencia de los cañones, el bronce se mostró, pese a sus ventajas en resistencia a la corrosión, menor peso a igualdad de calibre que el hierro y mayor elasticidad que evitaba reventaran con igual frecuencia, prohibitivo para las inmensas necesidades de la Monarquía Hispana, pues a igualdad de peso y calibre, las piezas de bronce costaban seis veces más que las de hierro.

El proyecto se concretó bajo el reinado de Felipe III, eligiéndose un bonito paraje de Cantabria, cerca de las minas de hierro de Somorrostro y con el caudal del río Miera y la leña de los bosques cercanos para el imprescindible carbón vegetal, abriéndose los primeros talleres ya en 1622, con Felipe IV,  en la localidad de Liérganes y a partir de 1629 al ver que la industria de Liérganes se queda pequeña, ésta se cierra y se inicia la construcción de un gran complejo siderúrgico de 4 Altos Hornos en La Cavada, así qué desde dicho año y hasta 1834 en que cierra, la Real Fábrica de Artillería estuvo en La Cavada, si bien hubo algo de empresa auxiliar en  localidades próximas, zona  bien comunicada con el mar y con el puerto de Santander.

Para aquella tecnología nueva en España, incluyendo los altos hornos de fundición, se contrataron unos 40 oficiales flamencos, con sus familias, bajo la dirección de Juan Curtius, de Lieja, dando así inicio a una producción que se extendería por más de dos siglos, hasta 1826-1834, tiempo en que se fundieron allí más de 26.000 cañones para la Armada y las baterías de costa, de excelente calidad y de entre los mejores del mundo por su seguridad. La Guerra de la Independencia, la Emancipación Americana y la crisis de la Real Hacienda supusieron el fin de aquella tan importante iniciativa industrial y tecnológica, que aparte de cañones fabricó su munición, (balas, granadas y palanquetas), incluso la pólvora,  anclas y muchos otros materiales férreos para la construcción naval.

El rescate historiográfico de ese pasado se inició con el excelente trabajo del ilustre historiador y Académico D. José Alcalá-Zamora y Queipo de Llano, titulado: “Historia de una empresa siderúrgica española: los Altos Hornos de Liérganes y La Cavada, 1622-1834”, publicado en 1974 por el Centro de Estudios Montañeses.

Pero poco había quedado de las un día extensas e importantes instalaciones, y convenía rescatar en lo posible los restos de todo aquello y divulgar su memoria y conocimiento.

Los promotores del proyecto fueron el almirante D. Fernando Riaño Lozano, entonces Director del Museo Naval de Madrid, D. José Martínez Rodriguez, alcalde de Riotuerto, D. José Manuel Maza Uslé, D. Ricardo Solano Gómez y D. Críspulo Fontecilla Pellón.

Para la ubicación del Museo se escoge un antiguo edificio propiedad del Ayuntamiento de Riotuerto y que había sido cedido a éste por la Fundación Valle, a condición de que su uso fuese  exclusivamente para actividades de carácter cultural. El año 2002, el Ayuntamiento de Riotuerto licita las obras de rehabilitación, obteniéndose los fondos necesarios del propio Ayuntamiento, Prodercan y Gobierno de Cantabria. La exposición museística se inicia con aportaciones de las citadas instituciones, Ministerio de Defensa, la ya creada Asociación de Amigos del Museo, así como de numerosas donaciones y cesiones de particulares. El 27 de febrero de 2005 se constituye la Asociación de Amigos del Museo de la Real Fábrica de Artillería de La Cavada, y se nombra Presidente de la Asociación y Director del Museo a D. Jose Manuel Maza Usle, qué está en el cargo hasta el 15 de junio de 2015, ese día toma el testigo cómo Presidente de la Asociación y Director del Museo D. Angel Cuadrado Carrera, qué ostenta dichos cargos en la actualidad y pasando Jose Manuel Maza Usle a ser Presidente de Honor de la Asociación.

El único objetivo que tiene la Asociación es la de divulgar este pasaje tan desconocido como importante de la Historia de España, además de gestionar y velar por el Museo, ampliando progresivamente la exposición museística, hasta el punto de que el año 2011 el Gobierno de Cantabria lleva a cabo la ampliación del mismo con un nuevo edificio. El Museo había sido inaugurado el 27 de julio de 2006.

Durante estos años la Asociación ha incorporado a la exposición museística muchas e importante piezas de la misma, como pueden ser la máquina, a escala, de barreno de ánima, diseñada por Ritcher, compuertas de los canales de los altos hornos, un cañón extraído del río Miera, bombas de agua de la época, maquetas de navíos de línea, uniformes del siglo XVIII, balas de cañón y numerosas piezas de menor porte.

Desde el año 2006, coincidiendo con la inauguración del Museo, la asociación ha organizado ciclos de conferencias sobre temas con más o menos relación con la Real Fábrica. Estos ciclos, con cinco días de duración, se celebran con carácter anual el mes de agosto y han contado con la participación de prestigiosos historiadores, marinos y militares. Y entre ellos y de forma destacada D. José Luis Casado Soto, que fue Director del Museo Marítimo del Cantábrico de Santander, y cuyo tan triste como prematuro fin ha tenido reflejo en este blog.

Otras actividades divulgativas han sido exposiciones temporales ya sea de maquetismo naval o de pintura naval del siglo XVIII.

Sin embargo el acto que más repercusión y asistencia tiene es la representación de la “Toma de posesión del brigadier D. Fernando Casado de Torres”, fiesta qué fue declarada Bien de Interés Turístico Regional el 16 de noviembre de 2016, este evento se celebra el cuarto sábado de agosto, desde el año 2010, y que tras varios actos y desfiles militares del siglo XVIII, concluye con el disparo del cañón de 48 libras, el mayor cañón de avancarga, fundido en una sola pieza, que jamás se haya fabricado en el mundo y del que solo existen cinco unidades, cuatro de ellas en el Arsenal Militar de El Ferrol y una en el exterior del Museo de Artillería de La Cavada. Recuérdese que el de mayor calibre instalado en navíos no llegaba sino a 36 libras de bala.

La Asociación sigue trabajando día a día para poner en valor la historia de España, la historia de la Hispanidad y la historia de nuestras Fuerzas Armadas en un periodo de más de dos siglos. Gracias a ella y a la labor de sus dos consecutivos directores, socios y amigos, se ha conseguido dar a conocer todo ese pasado, y lograr que las visitas, tanto individuales o familiares, como colectivas y escolares, hayan crecido en los últimos años multiplicándose por más de seis, recuperando así un tan importante capítulo de nuestra Historia.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes