60 años de Helvética

60 años de Helvética

Publicado por el Jun 23, 2017

Compartir

Si cuando vas caminando en tu día a día por la calle y te subes en el metro, o en el tren, o incluso vas de acompañante en un coche, y te fijas en un preciso instante en aquello que te rodea en tu rutina, como pueden ser los carteles que te saludan a lo largo de tu recorrido en dónde está la marca del coche que te quieres comprar, o esos edificios que proyectan sobre ti una sombra que en verano se agradece y se ve un rotulo que antes no habías visto, o incluso ese bar que frecuentas a diario para tomarte un café y observas que su nombre está compuesto por una serie de caracteres tipográficos que te resultan muy familiares, y no sabes por qué. Yo te lo digo. Porque inconscientemente los tienes interiorizados, porque sin darte cuenta los has ido viendo en todo tu recorrido a diario. Muchos de esos elementos físicos y rutinarios están vestidos -con total seguridad- en un tipo de fuente llamada Helvética. Considerada como la más bella de entre todas las tipografías de todo el mundo. Pero ¿por qué?

«Helvetica es un tipo eficaz para uso cotidiano tanto para titulares como para cuerpo de texto, y su éxito se debe a su estupenda legibilidad en todo tipo de situaciones así como a la profusión con que fue usada durante el período en que la corriente del diseño internacional marcó la pauta del grafismo durante los años 50 a 60.»

El “culpable” de la creación de esta tipografía en 1957, y que funciona más allá de las modas diseñísticas fue Max Miedinger (Zúrich, 1910-1980) un tipógrafo suizo, que bajo el encargo de Eduard Hoffmann revolución el diseño tipográfico con unos caracteres sin remates, culminando así la supremacía en Europa del estilo tipográfico internacional. Las características de este estilo eran la unidad del diseño lograda a través de la asimetría en la composición, el uso de una retícula tipográfica y una cuadrícula matemática. También estaba asociado a una preferencia por la fotografía en lugar de ilustraciones o dibujos. En el predomina la información basada en la claridad, la legibilidad y la objetividad, usando esas tipografías sin serif que reflejaban el espíritu progresista de una época. Algunos de los primeros diseñadores del Estilo Tipográfico Internacional presentaban la tipografía como un elemento principal.

La Helvética es un referente del que se ha escrito infinidad de veces. Desde 1957 a 1961 el tipo conservó el nombre del diseño de Miedinger, pero en el momento que la Fundición Stempel adquiere la Fundición Haas, los nuevos dueños deciden desarrollar una serie completa con diferentes pesos, y de renombrarla como “helvética” (en latín, “suiza”, adjetivo).

Helvética se ha posicionado como una de las tipografías más usadas de la historia. Su éxito se debe a su estupenda escala en todo tipo de situaciones. Pero como nunca llueve a gusto de todos, también tuvo -y tiene- sus detractores, ya que comentan que a tamaños pequeños, “la tipografía se comporta de manera defectuosa, fragmentando ópticamente los ejes de lectura”. Varios grandes diseñadores han defendido la Helvética sólo para el uso en titulares y a gran tamaño (entre ellos Wolfgang Weingart y Paul Rand).

El gran salto que el desarrollo tecnológico tuvo con la introducción por parte de Apple del primer ordenador personal con interfaz gráfica en 1984, revolucionó el mundo del diseño: se democratizó así la accesibilidad a las herramientas del diseño y para el año 1986 Adobe había lanzado una colección de tipografías que contenía más de mil tipos, incluyendo la Helvética Neue que suponía una revisión importante del trazado del tipo original, con una estructura más unificada de alturas y anchuras.

Este año 2017 la Helvética cumple 60 años y el estudio de diseño donostiarra Husmee cumple 10 años por lo que dentro de este proceso de celebración, ha creado y organizado el proyecto para homenajear en su 60 aniversario a la Helvética. Al proyecto han acudido una selección de diseñadores y estudios (20 concretamente) a los que se les pidió que hicieran con total libertad un cartel dedicado a esta tipografíaEl proyecto buscaba que el resultado general fuera diverso y enriquecedor, en donde se plasmaran las diferentes maneras de pensar, y vaya si se ha conseguido. Entre ellos están el Estudio Pep Carrió, Javier Mariscal, Óscar Mariné, Mario Eskenazi, Toormix y los propios Husmee.

Siempre se agradece este tipo de acciones que dan un aire fresco de creatividad sin la rigurosidad de un cliente, apreciando en el trabajo la comodidad de los diseñadores.

Todos los carteles y la información relativa a este proyecto pueden verse en la web 60th Anniversary Helvetica Typeface, que el estudio Husmee ha realizado para el aniversario de la Helvetica.

Mario Esquenazi

Husmee

Oscar Mariné

Javier Mariscal

Estudio Pep Carrió

Toormix

 

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2017

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»