ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

la tormenta y la calma

Oti Marchante el

  


Mizoguchi es la tormenta que precede a la calma. La vida de O-Haru, mujer galante, El intendente Sansho, Los amantes crucificados, La emperatriz Yang Kwei Fei y, sobra decirlo, Los cuentos de la luna pálida… O sea, todo el último tramo de su filmografía contiene ese sosiego violento que sólo es comparable a la suspensa agitación del botafumeiro


Ozu es la calma que precede a la tormenta. Primavera tardía, El sabor del té verde, Cuentos de Tokio, Buenos días, Érase un padre… Cualquier película de Ozu tiene el mismo efecto a los ojos (y más adentro) que pasar un trapo húmedo por un cristal sucio.


Ford es el diluvio en un día soleado. O si se prefiere, un sol cariñoso en un día de feroz lluvia. No es posible anteponer títulos de Ford y mantenerlos mucho tiempo. Hoy sería El sol siempre brilla en Kentucky o la renqueante La salida de la Luna. Mañana, Pasión de los fuertes o La diligencia. Pasado, El hombre tranquilo y en cualquier momento, Centauros del desierto o El hombre que mató a Liberty Valance.


Billy Wilder son los truenos y los relámpagos. El ingenio bendecido con el genio. El talento y el descaro. Imposible, también, ordenarlo por números… 


Felicidades

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes