ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

Festival de Sitges

Oti Marchante el

El Festival de Sitges es un elogio a la cinefagia, y ahí puede uno comerse películas como Paul Newman se comía huevos duros. Me he pasado por esa noria fílmica y, ¡madre del amor hermoso!, no paran. En un ratillo, me he perdido al menos cuatro películas, aunque he podido coger a lazo un par de ellas, una japonesa de Shinobu Yaguchi, “Robo-G”, una comedia sobre un gracioso robot con un vejete dentro, y una americana, también una comedia, aunque con brillantes destellos de anormalidad, sobre un tipo que va a viajar en el tiempo y pide en un anuncio de prensa un compañero, al que le pagará al regreso y al que le aconseja que lleva sus propias armas, pues la seguridad no está garantizada. Así se titula, “Safety not guaranteed”, y tiene unos personajes tan desquiciados y bien trazados que rellenan los huecos de la trama. Creo que voy a volver, sí, porque ver una peli en Sitges es una experiencia: el público goza, participa, aplaude, recrimina y existe durante la proyección. Es, como si dijéramos, el mismo público que veía a Méliès.

Festivales
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes