ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Música para la NASA. por Álvaro Alonso

El espíritu de Kurt Cobain

El espíritu de Kurt Cobain
Álvaro Alonso el

La primera vez que escuché a Nirvana en el 91 pensé que, por fin, estaba pasando algo nuevo en la música, tras años de duermevela entre sustos de patio de vecinos. El primer riff  de “Smells Like Teen Spirit” te convertía en cola de lagartija como si fueras tocado por una varita mágica.

Aquello hacía tanto que no te ocurría que lejos de toda suspicacia te entregabas a la canción como solo se entregan los adeptos. Con pasión. Da igual que ocurra con un equipo de fútbol, una chica a la que no le dictas tu amor porque si se lo dices la magia se acaba, o con un proyecto que no puede dejar de realizarse comentándolo. La pasión es algo interior, un lugar donde no llega nadie. Excepto tú. Y ahí es donde no cabe la mentira.

Cuando Kurt Cobain apareció en la escena de Seattle -lo de la “escena” es un anglicismo, pero ya nos hemos acostumbrado, ahora le toca a la RAE hacer sus deberes e incluir este sentido a los ocho actuales-, arrastrando detrás de su Enterprise toda una armada plagada de naves que nacían por doquier y se multiplicaban hasta convertirse en legión venidas de todas las partes del globo, uno pensó que esa energía iba a ir a parar a algún sitio.

Pero el lugar donde iba a parar aquella energía era el espacio exterior, dado que este mundo se le quedaba pequeño. A Kurt Cobain este mundo se le quedaba pequeño. En realidad a todos se nos queda pequeño, por eso existe el firmamento estrellado, al que apenas miramos excepto algunas noches de verano. Kurt sabía de esas dos cosas. El cielo estrellado sobre nosotros y la fuerza creativa en el interior de nosotros. No hay nada más.

Estilos musicales

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes