ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Loading... por Marisa Gallero

El tono entre Iglesias y Errejón

El tono entre Iglesias y Errejón
Marisa Gallero el

 

Más duro. Pablo Iglesias pide «más Bruce Springteen», consciente de que no todos conocen a los Chikos del Maíz, su grupo de cabecera. Volver a la esencia. A la casta. A meter miedo a los poderosos. Dejarse de tantas sonrisas y potenciar la lucha de clases. Ricos y pobres. Con ese soniquete rapero que impone en sus mitines. «El día que dejemos de dar miedo a los sinvergüenzas, a los corruptos, a los responsables de la desigualdad, el día que dejemos de dar miedo a los que se enriquecen a costa del sufrimiento de la gente seremos uno más y no tendremos ningún sentido como fuerza política».

A su mensaje del miedo, como si hiciera suya la «campaña del dóberman» del PSOE, no ha saltado la oposición, sino automáticamente en Twitter su «compañero» Iñigo Errejón: «A los poderosos ya les damos miedo, ese no es el reto. Lo es seducir a la parte de nuestro pueblo que sufre pero aún no confía en nosotros». Mostrando una vez más la brecha entre el líder de Podemos y su mano derecha.

La distancia se abre con el tono. Reivindicando el estilo de «la cal viva». Aunque la rivalidad se mide en una lucha soterrada por el poder entre las distintas facciones. ¿Cuál es el futuro de Podemos? ¿Más extrema izquierda? ¿O ser transversal? Quién gane impondrá la estrategia a seguir de la formación morada.

El debate abierto, imposible de acallar, no es el mejor escenario en plena campaña y si hubiera unas terceras elecciones. Ya le recrimina Iglesias a Errejón la pérdida de un millón de votos el 26J con su lema «la sonrisa de un país» y el catálogo de Ikea.

Tendría que recordar Iglesias la ironía de Mariano Rajoy en el debate de investidura fallido. Cuando le reprochó que «nadie tiene el patrimonio de la gente». Y le preguntaba quién votaba al PP: «¿Los ricos y gente despistada?» para hacer hincapié en el número de votos conseguidos por el Partido Popular en las últimas elecciones.

Seguramente que ahora Iglesias le respondería: Sólo corruptos y cómplices. Aunque ese día lo más que llegó a decir en tono jocoso fue que «era un placer y un honor» debatir con el presidente en funciones.

Mientras el secretario general de Podemos desea entonar «y bailaré sobre tu tumba» de Siniestro Total, pensando en díscolos y adversarios, ¿seguimos sonriendo?

 

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes