ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Loading... por Marisa Gallero

La purga

La purga
Marisa Gallero el

 

Cuando Josep Tarradellas tuvo la primera entrevista a solas con Adolfo Suárez, chocaron dos personas con experiencias políticas y talantes diferentes. Aún así, la prudencia en las declaraciones del líder catalán suavizaron el encuentro y pusieron la base para el restablecimiento de la Generalitat. Salvando las distancias, la reunión de Javier Fernández con Miquel Iceta también fue desoladora.

A pesar de no ponerse de acuerdo, se dieron un tiempo y el líder del PSC se marcó «un Tarradellas», para no profundizar en el cisma abierto tras la dimisión traumática de Pedro Sánchez. «El PSC ha demostrado una lealtad a prueba de bombas con todos los secretarios generales del PSOE y así seguirá siendo si la elegida en el próximo congreso es Susana Díaz. Solo faltaría», declaraba Iceta, templando los ánimos, sabiendo que es prisionero de su apoyo incondicional al secretario del «no».

«Se ha olvidado la capacidad de hacer política. La gestora ha decidido tomar el camino del conflicto y está dándole argumentos en su soledad a Pedro. Es un grave error. Estamos en una disyuntiva: Si el PSC no cabe en el PSOE, ¿cabe Cataluña en España? Con este embrollo, los más felices son los independentistas. Se reafirman en que no hay nada que hacer». Y aunque el propio Sánchez escriba «por la unidad» y que no se ahonde más en la fractura que sufre el partido, los díscolos prevén que el correctivo se extienda a todos los portavoces en el Parlamento.

Hay distintos senderos en el purgatorio que ha elegido el PSOE para descender a los infiernos. Las purgas tipo Stalin ordenadas con frialdad desde la gestora para todos los que votaron «no». Sin tregua. A la vieja usanza. Las propias, al no tener medida, y quemar todas las balas en una entrevista mal programada, proclamándote víctima del sistema cuando quieres liderar una alternativa para «recuperar y reconstruir» lo que ya destruiste. Y las que «están en el guión» sólo por significarte, como me apunta Josep Borrell. «En cuanto opinas, como si fueras el rey del mambo, te conviertes en objetivo».

 

 

Actualidad
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes