ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs La capilla de San Álvaro por Luis Miranda

El patero del Lunes. El voto devoto, por Miguel Ángel de Abajo

Luis Miranda el

 

Las cofradías y la Semana Santa pueden ser objeto de amores y odios apasionados. Entre sus amantes, no siempre están los creyentes. Hay quienes aman a las cofradías desde el ateísmo. Como también hay muchos creyentes, incluso curas y obispos, que las aborrecen. Amar y despreciar a las cofradías no necesariamente tiene que ser cosa de creyentes o no creyentes.

Sin embargo, entre estas dos posiciones antagónicas, pero claras, hay sectores que, por su tibieza, causan cierta  irritación, cierto sonrojo a medio camino entre el humor, la piedad, y el esperpento. Pretenden aprovecharse de las cofradías, poniéndole una vela a la Virgen de los Dolores y otra al ideario del partido.

En política, hay gestores que, clarísimamente, tienen entre sus objetivos arrinconar todo lo que se refiera a la religión y devolverla a las catacumbas. Sin embargo, si huelen que revestirse de cofrade les da votos, no dudan en coger la vara y caminar pintureros junto al estandarte de turno. 

Pero mientras que con una mano sostienen su metal cincelado, rematado casi siempre por una cruz, con la otra votan (o apoyan a quienes han votado) a favor de retirar los crucifijos de las escuelas, a los capellanes de los hospitales, la cultura religiosa de la educación, los belenes y villancicos de los centros docentes, la idea de Navidad de las felicitaciones, la vida a los fetos… (a los humanos, por supuesto; a los del lince ni pensarlo)…

No es estético, ni parece coherente, alentar acciones hostiles hacia la raíz que sustenta a la Semana Santa: la cruz y su polisemia, y a la vez, poniendo cara de devoto, pedirle a los cofrades el voto.

 

Cuaresmario
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes