ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Jugar con Cabeza por Federico Marín Bellón

Sabrina Vega, premio Reina Sofía por su gran gesto de nobleza

La maestra canaria renunció al Mundial de Rápidas en protesta por las condiciones de juego para las mujeres en Arabia Saudí

Sabrina Vega, premio Reina Sofía por su gran gesto de nobleza
Sabrina Vega, contra la excampeona mundial Alexandra Kosteniuk, en el duelo contra Rusia del Europeo de 2017. La partida terminó en tablas
Federico Marín Bellón el

Horas antes de cumplir 32 años, la ajedrecista Sabrina Vega (Las Palmas, 1987), gran maestro femenino y maestro internacional absoluto, supo que había sido galardonada por el Consejo Superior de Deportes con el Premio Reina Sofía, que se concede «por un gesto especialmente relevante de nobleza o juego limpio en la práctica deportiva» o por prestar «una contribución especial a la erradicación de la violencia en el deporte».

¿Qué había hecho la jugadora canaria para merecer tal distinción? Renunciar a jugar el Mundial de partidas rápidas y relámpago que se celebró en Arabia Saudí en diciembre de 2017, en protesta por la elección de una sede en la que las participantes debían cubrirse la cabeza con un velo y donde no todos los países eran bien recibidos (Israel tenía vetada la entrada, por ejemplo). En conversación telefónica con ABC, Sabrina Vega recordó al conocer el premio lo dura que había sido aquella decisión, «porque cada mundial es una oportunidad». Ella había logrado la plata en el campeonato de Europa celebrado dos años antes.

En Riad, además, las condiciones económicas eran especialmente ventajosas, en un intento de la organización de superar las «barreras culturales». «Los premios eran superiores a los de otros eventos y teníamos todos los gastos pagados, pero no me arrepiento», asegura la ajedrecista, que se sumó a un boicot protagonizado también por otras jugadores relevantes, entre las que destacan las hermanas ucranianas Anna y Mariya Muzychuk.

[Anna Muzychuk, doble campeona mundial, renuncia a defender sus títulos en Arabia Saudí]

Vega rememora los hechos y asegura que meditó mucho su decisión, después de consultarla con personas de su entorno y dentro del poco margen que tuvieron, ya que «la FIDE sabía que habría polémica y anunció el Mundial a última hora». «Lo tuve bastante claro. Una partida de ajedrez, por importante que fuera, no compensaba el solo hecho de verme con un velo».

Lo cierto es que tras el anuncio de boicot de muchas jugadoras, la organización del Mundial suavizó algo las normas y al final permitió que se jugara sin pañuelo, aunque las normas de etiqueta fueron bastante estrictas y todas llevaron un uniforme sin «excesos». Aunque solo fuera por eso, la protesta ya fue útil, según la jugadora española. «Primero se supo la sede y tras la polémica intentaron lavar la imagen y acercar posturas y dijeron que no se iba a exigir la vestimenta local, aunque sí un uniforme. Las que decidimos no ir también lo agradecimos», añade.

Imagen de la sala de juego en el Mundial, con las jugadoras de todos los países bastante «equipadas». Foto: FIDE

Por otro lado, considera, «la FIDE también debe velar porque todos los países estén representados, y en Arabia Saudí la entrada estaba vetada a muchos jugadoras y países», añade Sabrina, quien al mismo tiempo muestra «absoluto respeto por las ajedrecistas que decidieron ir». Una de las cosas que tuvo que meditar, de hecho, es si estos Mundiales ayudan a las jugadoras locales. «Yo no me cierro a nada. También está el punto de vista de que un evento así ayuda a abrir estos países. Hubo un Mundial anterior en Irán y las participantes iraníes querían que siguiera adelante porque para ellas era importante que se abrieran las fronteras, lo que suavizaba de alguna forma su reglamentación interna y facilitaba el cambio. Pero para mí era una decisión clara en ese momento».

«Lo que más me marcó es que no me veía con un velo y renunciando a lo que culturalmente defiendo», resume. «Las partidas no tenían tanto peso como el hecho de jugar en unas condiciones así». para Vega, la FIDE cometió tres errores claros: «Anunciaron el Mundial muy tarde, no había ningún tipo de información sobre la seguridad y lo que se iba a exigir a las chicas y, sobre todo, era un Mundial en el que no se garantizaba que pudieran ir todos los países. Fue un cúmulo y no me veía acatando todo esto. Son valores que no compartes».

¿Cambiarán las cosas con la nueva directiva de la FIDE? «Yo confío. Es pronto para decirlo pero su programa anunciaba cambios, parece que apuestan por el ajedrez femenino y el presidente (Arkady Dvorkovich) es un político con bastantes contactos y tiene solvencia. Y luego está Julio Granda, el jugador peruano, muy querido por todos, sobre todo por los latinos. Puede ser una apuesta muy buena para dar un nuevo impulso al ajedrez en general y al femenino en particular».

Este fue el jurado de los Premios Nacionales del Deporte. Foto: CSD

Los Premios Nacionales del Deporte 2018, por cierto, fueron anunciados por la secretaria de Estado para el Deporte, María José Rienda. El jurado, presidido por Mariano Soriano, director general de Deportes del CSD, estuvo formado por Juan Ignacio Gallardo (director del diario «Marca»), Luis Villarejo (director de deportes de la Agencia EFE), Julián Redondo (presidente de la Asociación de la Prensa Deportiva), Miguel Carballeda (presidente del Comité Paralímpico Español), Isabel Fernández (vicepresidenta primera del Comité Olímpico Español), Jennifer Pareja (asesora de la presidenta del CSD), Nuria Garatachea (subdirectora de Mujer y Deporte del CSD), María Escario (directora de comunicación de Radio Televisión Española), Anabel Medina (tenista, medallista olímpica), Theresa Zabell (doble campeona olímpica de vela) y, como secretario, Enrique Ramón (director de Relaciones Externas del CSD).

Ajedrez

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes