ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Jugar con Cabeza por Federico Marín Bellón

La verdadera razón por la que Djokovic perdió con Nadal

La verdadera razón por la que Djokovic perdió con Nadal
Federico Marín Bellón el

La final de Roland Garros del pasado domingo fue una de las más duras de los últimos años, con Rafa Nadal al límite de su resistencia física y mental. Novak Djokovic volvió a demostrar su clase, pero cometió un error clave en la víspera: publicó una foto en Facebook en la que evidenció escasas dotes como estratega. En la imagen aparece jugando al ajedrez contra Boris Becker –quien tampoco es Bobby Fischer precisamente– en una posición prematuramente lastimosa. 

Si la vista no me engaña, esta es la posición entre Nole y Boris en la fotografía. Se supone que juegan las negras

De Boris Becker sabíamos que juega al póker, pero el ajedrez le pega un poco menos, pese a que su nombre no puede ser más apropiado. Fiel a su estilo, sin embargo, en la partida contra Djokovic se olvida de los principios clásicos recomendados para jugar las aperturas y lanza a su dama a la red, donde se da un festín de peones. El resto de piezas apenas colaboran, con la excepción de su caballo.

Juzgar una partida por una única posición es casi como hablar de un partido de tenis después de ver un solo punto, pero de Djokovic, que conduce las piezas blancas, podemos decir que no sabe defender sus puntos débiles y que hace un uso equivocado de sus torres. Privado por sí mismo del enroque, otra circunstancia reveladora de su carácter, para mí es un misterio cómo pudo perder su peón de la columna e. Lo mejor que se puede decir de su «sistema» es la correcta disposición de alfiles y caballos, aunque parece más un mecanismo aprendido que otra cosa.

En resumen, que jueguen mejor o peor al ajedrez estos grandes maestros del tenis no tiene la menor importancia. Lo bonito es que les guste y le dediquen unos minutos de vez en cuando. Supe de la fotografía por Laura Marta, excelente cronista de ABC en Roland Garros, a la que no se le escapa una. Al final se dio en París una paliza casi tan grande como la de Nadal, pero con otro tipo de trofeo como recompensa, más difícil de morder.

AjedrezOtros Deportes

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes