ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Columnas sin fuste por hughes

And this was the clever

And this was the clever
hughes el

Y este era el listo del gobierno, es lo primero que pensamos. Que dicho en un inglés ibérico podría sonar algo así como «and this was the clever!».
Pues menos mal. Porque en la entrevista que el veterano periodista Tim Sebastian le hizo a Josep Borrell para la Deutsche Welle (televisión alemana con financiación pública), quedaron resonando sus «About what?» y sus «How ignorant you are» como singulares formas idiomáticas de impotencia.
Ante un periodista duro y extranjero, muy lejos del estilo mamífero que es norma en España, el ministro Borrell montó un número bochornoso en el que añadió soberbia a la impotencia. Las preguntas de Sebastian no recibieron adecuada contestación. Borrell pareció sorprendido, poco dispuesto, y además dio una imagen altiva que confirmaba el cliché al que se enfrentaba: un poder poco dialogante, intemperante y con tics autoritarios.
El de Borrel fue un fracaso argumental y gestual, incapaz de explicar al mundo la naturaleza de la amenaza a la que se enfrenta España.
Hace más de un año, el mismo periodista interrogó a Alfonso Dastis, con el que empleó idéntico estilo de pupila fija, las mismas sesgadas fuentes y el estilo inquisitivo y sin clemencia. Las orejas de Dastis se iban poniendo rojas a lo largo de la entrevista, pero ni le faltó el respeto, ni se levantó, ni tuvo un solo gesto improcedente. Encajó y respondió con la brillantez que pudo, que tampoco fue precisamente deslumbrante.
Lo más curioso en el caso de Borrell es que los argumentos del entrevistador a menudo eran del entorno socialista. Jueces para la Democracia, Pedro Sánchez, o el inefable Pérez-Royo fueron algunas personas citadas y porque no le dio tiempo a incluir a Miquel Iceta reconociendo el derecho a la autodeterminación. A un entrevistador implacable como Tim Sebastian no le hace falta recurrir a los argumentos de Puigdemont para que el Ministro de Exteriores colapse, le basta con enfrentarlo a lo que dicen en su propio partido.
En la prensa europea, que cuando no es caricaturescamente liberal es simplemente nacionalista, hay un prejuicio favorable a los separatistas, que además emplearon muchos fondos públicos (con la permisividad del Gobierno) y muchos esfuerzos personales en difundir su propaganda. Además de constatar el error y pérdida de papeles de Josep Borrell, es imposible no advertir en estas imágenes una impotencia superior, casi institucional, que nos afecta a todos.

actualidad
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes