Pablo Iglesias: no te votaron por miedo justificado

Publicado por el jul 4, 2016

Compartir

Como seguramente sabrán, Pablo Iglesias achacó al “miedo” el que Unidos Podemos perdiera más de un millón de votos en las últimas elecciones. Con independencia de que su afirmación sea criticable por haber prescindido absolutamente de la conveniente y saludable autocrítica, lo cierto es que en parte tiene razón. Porque tanto la gran mayoría de los ciudadanos que nunca lo votaron, como la importante cifra superior al millón que dejó de hacerlo el veintiséis de junio, tuvo que sentir miedo justificado cuando comprobó que el líder Podemita era realmente un lobo con piel de cordero.

Fue miedo, sí, pero no injustificado, sino todo lo contrario. No dejaron de votar a Unidos Podemos porque no se atrevieran a dar el paso que los llevaría a disfrutar del paraíso prometido. El supuesto cambio de voto acontecido a última hora hacia la abstención o formaciones de izquierdas consolidadas no fue porque los ciudadanos sintieran vértigo ante el hecho de que las milagrosas recetas “Podemitas” les pusiera la gloria prometida al alcance de los dedos.

La razón por la que Unidos Podemos perdió su millón de votantes fue porque a la vista del escaso pero comprobable pasado radical del líder Pablo Iglesias la gente sintió aprensión a que sucediera lo contrario a lo que deseaba y aquél les prometía. Y es que los ciudadanos que quisieron informarse sobre Pablo Iglesias encontraron en los medios suficientes pruebas para tener por acreditado que dicho líder proviene del marxismo-leninismo y que en los últimos tiempos lo que ha hecho es “modernizar” el totalitarismo disfrazándose con la cara amable de la  democracia, como sucedió en la “revolución bolivariana” de la Venezuela Chavista, en la que está costando lo indecible que el pueblo recupere el poder.

Por eso, muchos ciudadanos han dejado de creer en los cantos de sirena del líder Podemita, y han preferido conservar las libertades democráticas que disfrutan a convertirse en los “crédulos útiles” que le darían para siempre el poder a cambio de futura miseria.

Se atribuye a Groucho Marx la frase “partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de miseria”. Pues bien, seguramente ha habido mucha gente que pensó que haber confiado en Pablo Iglesias los llevaría a una situación mucho peor: alcanzarían las más altas cotas de miseria, pero a costa de perder lo bastante que tenían, como se está viendo a diario en Venezuela.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas