La geometría en el diseño

La geometría en el diseño

Publicado por el Apr 24, 2018

Compartir

La rama matemática conocida como geometría no es algo intangible que solo se encuentra en las ecuaciones compuestas por números y realizadas por los matemáticos para demostrar teorías, realizar cálculos, etc. La geometría se ocupa del estudio de las propiedades de las figuras en el plano o el espacio, y es una de las ciencias más antiguas que desde los principios está constituida en un cuerpo de conocimientos prácticos en relación con las longitudes, áreas y volúmenes de dichas figuras.

Pero la geometría no son solo cálculos y líneas que se forman en un plano creado por la mano del hombre y que desemboca en diferentes creaciones espaciales que se ejecutan y elevan en nuestro entorno vivencial. Esta se encuentra también en la naturaleza, en la proporción natural de los cuerpos naturales que se desarrollan y evolucionan en nuestro mundo. Una evolución que se aprecia sin la intervención del hombre, pero gracias a ella se estudia y se observa para poder llegar a la perfección y la belleza.

La naturaleza es fuente inagotable de inspiración para el desarrollo de proyectos creativos como los que realizan los arquitectos, ingenieros e incluso los diseñadores gráficos. A través del libro La geometría del diseño (Gustavo Gili) escrito por Kimberly Elam, diseñadora gráfica y profesora del Ringling College of Art + Design de Sarasota en Florida, especializada en tipografía, diseño de sistemas visuales y pedagogía del diseño. Nos acerca y demuestra de una forma muy visual y pragmática los principios de la composición geométrica a través de una amplia selección de diseños clásicos de aquellos artistas y profesionales que marcaron una época.

Partiendo desde el estudio de la proporción en el hombre y la naturaleza, la proporción en la arquitectura y la sección áurea, Elam nos adentra en un mundo geométrico apasionante que para muchos pasa desapercibido, pero que tiene mucha más importancia en nuestras vidas de lo que parece. Sobre todo, por percibir sensaciones estéticas que son realmente bellas y que en muchas ocasiones nos preguntamos por qué me gusta tanto este dibujo, o este edificio o esta silla. Pues, todo tiene que ver con las proporciones geométricas idóneas, y Elam nos da las claves de una forma muy didáctica y gráfica combinando imágenes con su representación geométrica y su interpretación áurea, mediante transparencias muy bien pensadas que enriquecen y dan un valor añadido al libro. Con ejemplos de proyectos, que aparecen ordenados cronológicamente, que van desde Leonardo Da Vinci y su famoso dibujo del Hombre de Vitruvio o Estudio de las proporciones ideales del cuerpo humano  hasta el análisis geométrico de objetos de diseño que marcaron época e influyeron en generaciones posteriores como la Silla Viena 14 de Michael Thonet, las Sillas Barcelona y Brno de Mies Van der Rohe, el Chaise longue de Le Corbusier, las sillas art decó de Renie Charles Mackintosh, los edificios y mobiliario de Frank Lloyd Wright; o los carteles de Jules Cheret, Tolouse-Lautrec, Cassandre, hasta llegar al mismisimo escarabajo de Wolkswagen. Diseños considerados clásicos y parte importante de la historia visual de nuestro tiempo.

Apunta Elam, destacar las palabras de Le Corbusier en su obra escrita llamada El Modulor (1949), que a través de ella se unió a las figuras de Vitruvio, Da Vinci y Leon Battista Alberti en la búsqueda de una relación matemática entre las medidas del hombre y la naturaleza. De cierta manera es una búsqueda antropométrica de un sistema de medidas del cuerpo humano en que cada magnitud se relaciona con la anterior por el número áureo, todo con la finalidad de que sirviese como medida base en las partes de la arquitectura.

“Las líneas reguladoras no son, en principio, un plan preconcebido; se eligen de una forma particular dependiendo de las demandas de una composición concreta, ya existente y perfectamente formulada. Las líneas no hacen más que establecer orden y claridad en el nivel de equilibrio geométrico, consiguiendo así, o tratando de conseguir, una verdadera purificación. Las líneas reguladoras no introducen poesía ni lirismo; no inspiran el tema de trabajo; no son creativas; simplemente establecen equilibrio. Es una cuestión de plasticidad, pura y simple”.

Le Corbusier estaba en lo cierto. La organización geométrica no genera por sí sola un concepto dinámico ni hace surgir la inspiración. Pero lo que sí ofrece al concepto creativo es un proceso de composición, un medio de interrelación de las formas y un método para alcanzar el equilibrio visual. Un sistema para imbricar los elementos de manera que formen un todo coherente.

Por lo tanto, la geometría en el diseño funciona como organizadora de los elementos a emplear, tomados de forma natural como función esencial de su disposición visual, que de manera coherente ordena, y sobre todo, actúa como estructura efectiva en el plano y en el espacio, y consigue transmitir, a partir de unas proporciones adecuadas, la función estética conveniente. Por ello, su estudio es parte esencial para todo diseñador o arquitecto. Saber la proporción áurea para su buena implementación.

En definitiva, la obra escrita por Elam, es el resultado de un gran trabajo por mostrar los puntos comunes existentes entre el diseño, la geometría y la biología. Unos puntos comunes que suelen pasarse por alto por las escuelas y es el alumno el que lo tiene que descubrir por su cuenta. Y eso no debe ser así, ya que la conexión está más que demostrada que la naturaleza es parte importante del diseño. Como es la obra de Kimberly Elam, un elemento esencial para entender el porqué se hacen las cosas en el diseño. Toda una razón de ser y de argumentación para futuros proyectos basados en el buen hacer creativo.

La geometría del diseño. Estudios sobre la proporción y la composición // Kimberly Elam // Editorial Gustavo Gili // 2014 (3ª tirada) // 25 euros

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2018

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»