ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Vendiendo Motos por Tomás González-Martín

Rossi debe pelearse con la “duchiesa”

Tomás González-Martín el

Valentino sufre en sus carnes la dificultad de pilotar una moto que no tiene nada que ver con las japonesas. Rossi triunfó con Honda y con Yamaha durante una década, pero domar una Ducati exige una revolución mental. Es una máquina que nunca rodará suave, como el italiano disfrutó con la Aprilia en los 250 c.c..

La “duquesa” nunca saldrá con finura de las curvas, como ocurría con la Honda. El “vecchio” no ha asumido todavía las lecciones que Stoner tuvo que aprender cuando venció con ella en el Mundial 2007: “Es una moto bronca, dura, y cuando se pone así no hay que echar el freno, no hay que asustarse, sino todo lo contrario, apretar más el acelerador”. Entonces “rinde al 110 por ciento”, como decía el australiano. Casey conquistó así, a golpes de esfuerzo, sin ninguna comodidad, el campeonato de hace cuatro años. Rossi deberá acostumbrarse a conducir la Ducati con esas características. Si quiere luchar por el título, si aspira a subirse a los cajones, ha de aceptar que cada entrenamiento, cada carrera, será una ruda pelea con su nueva amiga, que solo funciona al máximo si se olvidan los trompos y se da más gas.

VR habla también de que su estado físico no es el ideal. Le molesta aún su cartílago operado en el hombro. Pero su principal problema es cambiar su métodos de pilotaje y apretar las clavijas a la “duchiesa”. No es tan raro para él correr así. Tiene que retroceder en el tiempo y competir como hizo con la Yamaha M1 en 2004, un prototipo inferior a la Honda que el bambino convirtió en ganador a fuerza de golpes, destrozando los neumáticos. Rossi debe volver a dar el do de pecho para ganar. Sus críticos esperan que ya no tenga el poderío de la juventud para ello. Su reto es silenciarlos.

deportes
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes