ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Vendiendo Motos por Tomás González-Martín

Rossi corona a Márquez: pequeñito pero “matón”

Tomás González-Martín el

Valentino se ve reflejado en él. Un chaval que posee la ambición de un veterano como el italiano. Un niño que vuela rápido por los pianos y no se arredra ante pilotos más experimentados. Un imberbe que no sabe cuanto vale un paquete de cuchillas de afeitar y que adelanta a todos sus enemigos en un espasmo, con una salida fulgurante, con una seguridad insultante, como si fuera lo más fácil del mundo. Un pequeñín que deja en ridículo a todos los demás ante esa confianza en sí mismo. Rossi era así. Volaba por los pianos de los circuitos al límite de la física y de la química para evitar la salida de pista.

También sorprendía a todos por esa fe en su capacidad. VR se adjudicó su primera corona a los 18 años, en 1997. Márquez es todavía más precoz. Se dispone a conseguirlo a los 17. El español emula sus pasos. Valentino manifiesta que “es un piloto pequeño y rápido”.

Su única incógnita era saber si a Marc le sucedería como a Pedrosa, que la falta de envergadura perjudicara su futura carrera en MotoGP. No. El pupilo de Alzamora crecerá hasta los 1,71 metros. Una altura suficiente para pilotar dentro de cuatro años las máquinas de mil centímetros cúbicos sin perder la calidad innata por culpa del exceso de pesos y medidas de la moto. A Rossi le gusta el ilerdense. Es tan osado como él. Tiene todas las virtudes para ser un campeón.

“Vale” escucha que Márquez es considerado su sucesor histórico dentro de un quinquenio y no rechaza el juicio. Pero Jorge Lorenzo tiene mucho que decir en esa valoración. El mallorquín espera ser su horma de verdad durante esta década. Lo que el “doctor” del motociclismo ausculta con dura resignación es que un español u otro están predestinados para tomar el mando de este negocio.

No hay un italiano en el horizonte. En España, al menos en motociclismo, se ha trabajado bien. El FMI ya tiene donde agarrarse para no darnos tantos palos. El crédito de nuestros pilotos es el más alto del mundo. Por una vez, eso es bueno.

deportes
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes