ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Vendiendo Motos por Tomás González-Martín

Marc Márquez comienza el espectáculo

Tomás González-Martín el
El año pasado “esperó” tres carreras y en la cuarta, en el rápido circuito de Mugello, comenzó una etapa espectacular que le catapultó hacia el título mundial de 125 centímetros cúbicos después de alcanzar las diez victorias en su palmarés. Ahora, la historia se repite. Marc Márquez (Cervera, 17-2-1993). ascendió a la cilindrada de 600 centímetros cúbicos, Moto2, y ha tardado otros tres grandes premios en calentar motores hasta dar la puntilla. En Qatar, Jerez y Portugal pagó la novatada. Caídas y choques le dejaron en la cuneta, con cero puntos y el “run run”, como dice Marc, de dudar de su nivel. Era un “run, run” externo. Emilio Alzamora, el equipo y el piloto sabían que esta película acabará bien, porque el niño es el mejor talento del motociclismo del futuro. A la cuarta, en Le Mans, fue la vencida. El ilerdense dio un festival en Francia, como lo brindó en Qatar, pero esta con final feliz. Si en la península arábiga se cayó por un exceso de ansiedad en la remontada, en el gran premio galo avanzó desde la novena plaza, adelantó a Takahashi, a Luthi, a Simón y a Bradl, los “viejos” jefes del cotarro, y se fugó en solitario, derechito hacia el undécimo triunfo de su historial. Con la tranquilidad del éxito, el chaval comienza de nuevo el espectáculo. Bradl, el líder, sabe que el español será un rival de verdad a partir de ahora. Incluso le viene bien que se sume a la fiesta, pues su ventaja es grande. Que tenga cuidado. El pequeño españolito solo sabe correr para ganar. En Francia, su director le decía que, después de tres “ceros”, ser quinto y sumar once puntos estaba bien. MM escuchó por una oreja y olvidó lo escuchado por la otra. Al niño solo le vale competir para ser primero y, si lo ve imposible, subir al podio. Para Marc no existe el cuarto puesto. Por eso es el piloto del futuro. Porque es ambicioso, agresivo. Únicamente cree en la victoria. Las plazas secundarias no son para él. Así es Rossi. Así es Lorenzo. El italiano observa en el catalán a otro ganador. El mallorquín presencia en MM a un niño “que nos jubilará a todos”. Dicho está.
deportes
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes