ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

Los Trenes de las 3.10

Oti Marchante el

 



 


Esta gran película, hecha hace cincuenta años por Delmer Davis y estimable ahora por James Mangold, supone un diagnóstico casi perfecto entre lo que fue el cine y lo que es (dicho sea en el mejor de los mundos, tanto entonces como ahora; porque el cine solía ser menos redondo que la peli de Davis y desde luego ahora es mucho peor en un porcentaje abrumador que la peli de Mangold).


En casi todo es superior la visión de Delmer Davis a la de James Mangold, salvo, creo, en el personaje que interpreta Christian Bale, mucho más sutil que el que hace Van Heflin, o en esa inyección de espectáculo que tiene la actual y cuyo resultado (opinable) la hace más ‘entretenida’. La composición de Glenn Ford del personaje, increíblemente retorcido y complejo de Ben Wade es incomparable, a años luz del ‘malo’ Russell Crowe. Aunque lo más distante del acierto original es el tratamiento de la intriga y el tiempo, elementos clave en aquella película de ‘goteo’ narrativo. Aquí, el espectáculo del ‘viaje’ se come la intriga del ‘goteo’. Y como casi todo el mundo acordará conmigo, ninguno de los dos finales es el que requería una película tan seca y esquiva en lo ético.


Conclusión: El tren de las 3.10 era un encantador y rítmico ejemplar a vapor y ahora es un hermoso y veloz AVE


Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes