ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Real Madrid: Historia y nada más por Luis Prados Roa

Es récord: 10 años seguidos de victorias del Real Madrid al Sevilla en Liga en el Bernabéu

Hubo dos enfrentamientos también un 18 de enero. Y en los dos se dio el mismo resultado: 3-2

Es récord: 10 años seguidos de victorias del Real Madrid al Sevilla en Liga en el Bernabéu
Khedira durante el Real Madrid- Sevilla de la Liga 2014-15, en el estadio Santiago Bernabéu, que vencieron los blancos por 2-1. FOTO: Óscar del Pozo
Luis Prados Roa el

Real Madrid y Sevilla disputarán en el Bernabéu su 76 encuentro liguero en Madrid, donde se han dado 56 victorias madridistas (74,67%), 11 empates y ocho derrotas, con 211 goles frente a los 79 visitantes. Los sevillistas han ganado dos veces en las últimas 31 visitas y han puntuado en solo una más. Los locales llevan diez años seguidos venciendo (los nueve de Cristiano Ronaldo en el club más el 2-0 del año pasado, lo que es racha récord).

 

El año pasado (2-0), ¡también en la jornada 20, un 19 de enero! Hasta el 79’ no llegó el golazo de Casemiro: un trallazo a la escuadra. El segundo fue obra de Modric, que por primera vez marcaba en dos jornadas seguidas en Liga (podría ahora repetirlo, tras su tanto último en Getafe). Los blancos se colocaron terceros con Solari, lo que no ocurría desde la séptima jornada. El Sevilla no enlazaba tres partidos oficiales sin marcar desde mayo de 2014. Los datos fueron: posesión 69-31%. Córners 7-4. Total pases 674 (85%)-300 (70%). Tiros: 23-4.

 

Será el tercer Madrid- Sevilla jugado un 18 de enero. Ocurrió en 1953 y 1981, y en ambas el marcador fue el mismo: 3-2. En 1953, en el cine Avenida de Madrid echaban Tambores lejanos, en Technicolor, con Gary Cooper. Eran otros tiempos. Empezaba también la segunda vuelta de la Liga. Se jugó en Chamartín, 4 de la tarde. El Real Madrid remontó un 0-2 aquel domingo. El sevillista Campanal había tenido 39 de fiebre tras la cena, la noche anterior, y el míster Guillermo Campanal declaró el sábado que Araujo sería baja (jugaron luego los dos). Los andaluces no se hospedaron en Aranjuez, como era costumbre, y lo hicieron en el hotel Mora. El Sevilla marcó primero en el fondo sur, lo habitual. Faltando tres minutos para el descanso, el Sevilla vencía 0-2 y hubo un penalti a favor del Madrid por manos de Juan Navarro. Pareció involuntaria, pero era la tercera mano ya, que tenía a la hinchada furibunda. Curioso, pero el árbitro Arqué, cuando el portero Busto no se colocaba sobre la línea, se acercó a él y le colocó los pies sobre la misma raya de meta. Pahíño, mientras, esperaba en el punto de penalti con los brazos cruzados. Pahíño lo tiró en plan Rodrygo en la Supercopa. En la segunda parte el Madrid tuvo lesionado a Montalvo, del tobillo, que pasó a ocupar el puesto de Arsuaga, integrado en la línea media. El Sevilla había sido mejor, pero se metió en su área a defender la ventaja y, cuando llegó el 2-2, hubo un correcalles que llevó a la mejor puntería del Madrid a hacerse con los puntos en juego. Y, con la remontada, ABC escribió en su crónica: «Los jugadores blancos, usando ese truco que se prodiga en todos los campos y que el público hace mal en aplaudir, retrasan las jugadas, pierden tiempo, y dan así ocasión a que el tiempo llegue a su término sin más emociones…». Los blancos eran terceros, a cinco puntos del líder, Español, y a tres del Valencia. Y sin embargo, terminó ganando la Liga el Barcelona, que en aquella jornada 16 era quinto a dos puntos de los blancos. Claro que aquel año la directiva no decidió echar al entrenador Daucik en la primera vuelta, como ahora con Valverde

Bella estampa del nuevo Chamartín, con la tribuna Este que da a la actual calle de Padre Damián. Juanito Alonso se tira ante los pies del sevillista Araujo. Fue un 18 de enero, en 1953, cuando el Real Madrid derrotó en Liga al Sevilla por 3-2. FOTO: Sanz Bermejo

 

En 1981 pasó lo mismo: un Madrid-Sevilla en el Bernabéu un 18 de enero. Entre las coincidencias, la portada de ABC abría con el conflicto entre Estados Unidos e Irán… El Marca costaba 25 pesetas. Buyo jugó con una camiseta a rayas. Miguel Muñoz era el entrenador rival. Esta vez el Sevilla se hospedó en el hotel Colón. Se jugó a las 4,30 de la tarde. En el cine Avenida proyectaban, Cazador a sueldo, con Steve Mac Queen ¡séptima semana! El Sevilla eligió y cambió el campo. Y García Remón le paró un penalti a Yiyí en el fondo norte (el Sevilla ha fallado seis penaltis en Chamartín: Campanal, Yiyi, Pintinho, Ramón, Rakitic y Gameiro).

El tiempo pasa y el fútbol ha cambiado muy poco, aunque ustedes no lo crean. Ha cambiado muy poco en lo esencial, que es ganar. Un año después de aquel Madrid-Sevilla de 1953, se construyeron los anfiteatros del lateral Este, como ya los conocimos los que somos ahora «carrozas». Santiago Bernabéu pensó que con un estadio tan grande recaudaría más dinero… Y entonces alguno pensó aquello de «todo en el fútbol es ya dinero», ¿entonces no y hoy sí, como hemos oído estos días con la nueva Supercopa, y como se oyó cuando se valló el campo de O’Donell a principios del siglo XX? Era el fútbol moderno. En 1996 el Real Madrid pagó 600 millones de pesetas por Suker, al Sevilla; un dineral… Pero lo esencial sigue siendo lo mismo en el fútbol: ganarle al rival.

Real Madrid

Tags

Luis Prados Roa el

Entradas más recientes