ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Pasando por el aro por Emilio V. Escudero

La nueva norma del World Padel Tour que provoca malestar entre los jugadores

La nueva norma del World Padel Tour que provoca malestar entre los jugadores
Maxi y Sanyo, campeones en Marbella, jugaron de blanco y azul la final (EFE)
Emilio V. Escudero el

Hace quince días que comenzó oficialmente la nueva temporada en el World Padel Tour (WPT). Lo hizo con un gran éxito de público y de visualizaciones en la web y en TV, pero también con cierto halo de malestar entre los jugadores por una nueva norma introducida este año por el circuito.

Era una de las comidillas antes del inicio. Quizá porque era una novedad o quizá porque había costado hacerla realidad, pero lo cierto es que varios jugadores comentaban en corrillos la nueva regla los días previos. Por primera vez, encuadrada dentro del crecimiento y profesionalización del WPT, cada pareja estaba obligada a ir «uniformada». Es decir, a lucir una indumentaria similar entre ambos componentes, con colores que coincidan en su tonalidad. Algo que podría parecer trivial, pero que no se venía haciendo y que no resulta tan sencillo cuando hay que poner de acuerdo a marcas deportivas totalmente diferentes.

La norma no es un capricho, sino que busca mejorar la visibilidad de este deporte durante las retransmisiones. En pocas palabras, hacerle más fácil al espectador el seguimiento del partido y la identificación de los jugadores. En mi opinión, era algo que hacía falta y que da un aire de modernidad al circuito pero que ha chocado con diferentes barreras y que podía haberse hecho con un poco más de mano ancha.

Personalmente creo que se podía haber logrado esta identidad visual dejando más libertad a los protagonistas del circuito. Hubiera bastado con pedir a las marcas una línea en blanco -todas la tienen, como ocurre en Wimbledon- con la que podría jugar la pareja con mejor ránking, y que la otra pareja jugara de color, sin importar la tonalidad. Al final, si el objetivo es distinguir a las parejas, así bastaría y se daría libertad creativa a las marcas comerciales en lugar de obligarlas a ponerse de acuerdo entre ellas.

No ha sido así y en Marbella se pudo ver cómo en la final masculina había tres de los cuatro jugadores actuando con indumentaria en tonos azules mientras que otro lo hacía de blanco. Fue el incumplimiento más llamativo (porque era la final), aunque no el único. En otro partido, las cuatro chicas aparecieron de blanco inmaculado y en algún otro tampoco se cumplió con el protocolo. De todo ello tomó nota el WPT, que no impondrá sanciones… al menos por el momento.

Nogueira y Paula Josemaría Martín no se pusieron de acuerdo (EFE)

Sí que ha instado a los jugadores y las marcas a ponerse de acuerdo para el futuro y será en el torneo de Logroño este fin de semana cuando veamos si empieza a cumplirse a rajatabla. «Queremos una transición amable, pero rigurosa», reconocen en el WPT, que no están dispuestos a dar un paso atrás en ese sentido.

Según las reglas -firmadas y aceptadas por los jugadores el pasado verano en el nuevo contrato-, los uniformes deben guardar cierta similitud. No es necesario que sean exactamente el mismo color, pero sí una tonalidad parecida. Colores neutros (rojo, azul, blanco o negro) que hacen más fácil la identificación. Además, se ha especificado también las diez zonas (y el tamaño) dónde cada jugador puede situar un patrocinador. Un guiño para su crecimiento económico personal que tampoco se está cumpliendo del todo, con logotipos que parecen demasiado grandes en algunos casos y que no se ajustan a la normativa.

«No hemos tenido toda la participación que nos hubiera gustado, no solo por ellos, sino por las marcas», apuntan desde el WPT, apuntando a otro posible «culpable». Desde el circuito ya se mandó una circular el pasado mes de diciembre en la que se instaba a los jugadores a trabajar con sus compañeros y con las marcas que les vestían para adaptarse a la nueva norma.

Majo Sánchez Alayeto y Delfi Brea sí que cumplieron con la norma (EFE)

Algunos lo han hecho y otros no. Algunos asumen su culpa y otros miran hacia las marcas, que han hecho su esfuerzo, pero a las que no les gusta nada tener que ponerse de acuerdo con sus rivales para diseñar la ropa con la que deben competir en el mercado. En cualquier caso, si tenemos en cuenta los resultados en la pista, los que no han hecho los deberes han sido los jugadores, ya que todas las marcas han puesto a disposición uniformes «básicos» como los requeridos por el WPT. Otra cosa es que eso les guste, que según las marcas consultadas, no es así.

Toca ver cómo evoluciona este «problema» en Logroño, donde los responsables del circuito estarán más encima que en el primer torneo. Es tiempo de ver si los jugadores y las marcas han hecho los deberes y si eso se refleja en la pista. En cualquier caso, no deja de ser un problema marginal dentro de un inicio de temporada apasionante en la pista que anticipa muchas más emociones.

Otros temas

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes