ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Laboratorio de Estilo por María Luisa Funes

La Duquesa y la Moda

La Duquesa y la Moda
María Luisa Funes el

“Se tarda mucho tiempo en ser joven”.

Si algo se puede decir sin rubor, es que la duquesa de Alba, Cayetana, ha vivido la vida a su manera, libre e independiente. Las modas, en cambio, si han marcado su estilo personal.

La mayor extravagancia de la maravillosa Maria del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva ha sido probablemente vestir como una señora mayor cuando solo contaba con 20 años y vestir como una adolescente cuando superaba los 80. Nada que reprocharle. Su espíritu se hizo más joven conforme pasaban los años.

Como Pablo Picasso decía: “Se tarda mucho tiempo en ser joven”. Pero cuando lo eres, lo eres para siempre… dice otra frase. Cayetana ha seguido, con o sin saberlo, estas máximas vitales.

Cuando se casó con Luís Martínez de Irujo, lucía jovencísima ataviada a menudo de trajes de chaqueta anticuados en lana gruesa, de colores no siempre favorecedores: grises, azules y negros. Lo típico de los años 40 y 50.

Con poco más de veinte años,  comenzó a llevar peinados de señora mayor, con el cabello relativamente corto y crepado: el estilo de las abuelas de toda la vida.

Durante los 25 años que duró su matrimonio con Luís Martínez de Irujo, la duquesa de Alba asumió el rol de la española perfecta, con atuendos muy tradicionales y un habitual despliegue de su colección de joyas familiares: acudía a saraos y cenas de gala con diademas, pendientes, collares y peinados de impresión.

En las visitas de Jackie Kennedy y Grace Kelly a España – agria lucha de titanes yanquis por convertirse en la más elegante del mundo- Cayetana aparecía más tradicional que sus invitadas. No obstante, hacía gala de su origen andaluz, llevando la mantilla en los toros o vistiendo el muy masculino traje de corto.

A veces se mostraba con el tan femenino vestido de gitana, porque Cayetana, discípula de Enrique el Cojo, bailaba flamenco como los ángeles.

Los años pasaron y Cayetana, una de las mujeres más modernas e influyentes de España, decidió bajar su nivel de sofisticación, adaptándose al estilo de los años 70. Se convirtió en estandarte de la moda Ad-Lib y del estilo hippie, adoptando un look similar al de Brigitte Bardot.

Esos fueron quizás los años de mayor atractivo de la duquesa de Alba. Su cabellera lisa y rubia, sus caftanes coloridos, los pantalones y tops de flores y la sencillez de sus accesorios, hicieron de una mujer clásica un estandarte de la modernidad setentera.

A partir de entonces, y ya tomada la decisión de rizar su melena con un estilo afro inconfundible, comenzó a rejuvenecer su estilo a pasos agigantados.

De hecho, al final de su vida lucía vestidos que parecían sacados de Laura Ashley, Cath Kidston y accesorios más propios de Hello Kitty. Su colección de bailarinas infantiles de Clarys o Journee Collection era tamaño Imelda. Los accesorios florales de corte juvenil para el pelo, se convirtieron en una constante en sus peinados.

Y sus joyas, otrora valiosas piezas históricas, se tornaron en brazaletes de cuerda e inconformistas pulseras de tobillo con cuentas sin valor. No en vano, Vanity Fair la incluyó en una de sus listas de más elegantes del mundo, calificándola de ecléctica y atrevida. Ciertamente lo era.

 

 Que sirva de homenaje, la mejor foto de su vida.

 

EstiloModaOtros temasRealeza

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes