ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Laboratorio de Estilo por María Luisa Funes

Felipe de Edimburgo, 99 años de estilo

Príncipe consorte, rey de la elegancia y embajador de la moda masculina británica 

Felipe de Edimburgo, 99 años de estilo
María Luisa Funes el

Las cosas no fueron fáciles para el actual Duque de Edimburgo en su infancia. Hijo pequeño en una familia de hermanas, pronto se encontró solo por la separación y la difícil situación de sus padres. Pero su tío, Lord Mountbatten, los internados, la Royal Navy y un buen sastre hicieron del príncipe consorte de Gran Bretaña el hombre más elegante del siglo.

La actual reina Isabel II de Inglaterra, con buen ojo, fichó a Felipe de Grecia y Dinamarca nada más verle en la visita que realizó con sus padres en 1939 Royal Naval College en Dartmouth, si bien de niños habían coincidido en algunas ceremonias familiares, ya que son primos. Con solo 13 años, la entonces princesa Isabel cayó rendida para siempre a los encantos de este fuerte y osado príncipe europeo, que ha tenido gran peso en la Familia Real y siempre ha sabido lucir mucho más elegante que la Reina.

Las primeras imágenes del Duque de Edimburgo de adolescente muestran ya a un muchacho con una planta magnífica, algo que irremediablemente ayuda a que todo le quede bien a uno. Sus uniformes deportivos y sus primeras chaquetas de tweed le sentaban a la perfección.

Desde entonces y hasta ahora, el príncipe Felipe Mountbatten se ha caracterizado por su estilo impecable pero austero, ya fuese vestido de polo, montando a caballo, nadando o paseando por el campo, su estilo ha marcado pauta en el mundo por su sobria masculinidad.

Sus buenas hechuras se complementaron con las instrucciones recibidas por su tío carnal, Lord Mountbatten, último Virrey de la India y protagonista de fastuosos viajes en los que – sin contar con el ropero de su mujer, Edwina – era capaz de trasladar hasta 300 baúles únicamente con sus efectos personales y vestuario. Lord Mountbatten, presumido y ceremonioso al máximo, enseño a su sobrino a “vestirse para el rol”, algo que Felipe nunca olvidaría. Durante sus últimos años de internado en Gordonstoun le llevó a su sastre personal para crearle un repertorio básico de trajes de sport y de vestir, aconsejándole y haciéndole disfrutar con la elección de materiales.

Durante sus años en la Marina, el príncipe Felipe brilló sin rival por su valentía y por un físico al que el uniforme ensalzaba aún más, combinado siempre con las gafas más favorecedoras y la pose más elegante.

En las listas de los mejor vestidos desde hace décadas, el Duque de Edimburgo sabía destacar impecable sin que ni siquiera el atractivo John Kennedy le hiciese sombra en sus recíprocas visitas oficiales.

Cliente habitual de Savile Row desde que comenzó su noviazgo con la Reina Isabel, son sus proveedores suyos los camiseros Turnbull & Asser, Gieves & Hawkes y Haste & Lachter, hasta el punto de que se ha convertido probablemente en el mejor embajador de la masculina británica. 

Al contrario que su hijo Carlos, elegante pero más afectado en sus elecciones de vestimenta, el príncipe Felipe suele escoger con poca frecuencia las chaquetas cruzadas y utiliza en invierno gabardinas y abrigos de corte sencillo y no excesivamente largo.

Siendo un hombre delgado y alto, lo mismo luce elegante con falda escocesa y sporran, que montando a caballo con el uniforme rojo de la Guardia Real y el morrión, ese gigantesco sombrero negro de piel de oso. Ahora que ha cumplido 99 años, el duque de Edimburgo sigue siendo todo un ejemplo de elegancia y estilo.

Ya sea llevando un coche de caballos – una de las últimas aficiones que le permiten practicar – o acompañando a la Reina a misa en Sandringham, el príncipe es el rey del estilo masculino intemporal.

EstiloModaProtocoloRealeza

Tags

María Luisa Funes el

Entradas más recientes