ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Columnas sin fuste por hughes

Zapatero le hace el juego a Maduro

hughes el

(Publicado en el diario ABC 20-5-16)

Ayer, en una de las teles del régimen (del nuestro), le preguntaron a Pablo Iglesias por Venezuela. «Un conflicto entre poderes, el ejecutivo y el legislativo», dijo. Parecía una definición técnica de un golpe de Estado, pero lo presentaba como una disputa que bien pudiera necesitar de mediación. Y si se trata de mediar, de «construir espacios de diálogo», nadie como Zapatero. Recuerden cuando andaba por aquí, mediando entre la ETA y todos nosotros, el tal Mr. Currin.
Zapatero tiene experiencia en mediaciones, y en Venezuela, donde llegó a dar charlas de economía, o, más bien, «la charla» (ha habido un demente comercio intelectual, un virus intelectual saltando el océano). En su mandato, España se orientó hacia estados revoltosos y, convertida en adalid pacifista, multiplicó por seis sus ventas de armamento con Venezuela de cliente principal.
Pero dejemos los antecedentes y volvamos a la rabiosa (¡que la vacunen!) actualidad. No es un conflicto entre poderes, ni Zapatero cae del cielo de la Justicia Universal. Llega invitado por Unasur (maduristas) y en la Comisión de la Verdad, nombre que desmiente su propósito, contestación gubernamental a la Ley de Amnistía del Parlamento, al que obstaculizan también un legítimo referéndum revocatorio que muchas voces señalan ya como única solución viable.
Maduro huye hacia delante, decreta el estado de excepción, suspende garantías constitucionales y reprime a la población, y en ese contexto de rampante ilegalidad, con una crisis económica que solo supera Siria, llega Zapatero. No a mediar, sino a igualar dos partes, como frontera sonriente de un conflicto. Maquillaje, instrumento.
Se ha suspendido la visita del emisario del Vaticano y Pepe Mujica dice que Maduro está «como una cabra». ¿Qué hace allí Zapatero? Ni mejora la imagen de España ni la de su partido, y acude porque lo llaman, recuerden que González no fue bien recibido. También en Venezuela, Zapatero muestra su afilado perfil de bisectriz de una izquierda que ya es otra –filochavista, posfederalista… – y que en España equívocos poderes convierten en tendencia. Va a tener razón Maduro en lo de los «estúpidos oligarcas». En eso sólo.

actualidad
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes