ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Que la fuerza te acompañe por Alfonso M. Arce

Porno deportivo: Qué es y cómo identificarlo

Hay una delgada linea entre lo que es real o no

Porno deportivo: Qué es y cómo identificarlo
Alfonso M. Arce el

Para aquellos bienestari@s que no sepan muy bien qué pensar con este título, no nos estamos desviando. Seguimos hablando de fuerza y deporte. Existe una pornografía deportiva, no está catalogada como tal y si lo pones en Google los resultados de búsqueda te van a llevar a otro lado. Voy a intentar explicarlo. Internet y las redes sociales nos han aportado un acceso al conocimiento cuyo valor es incalculable. Por el contrario, llega a nuestras pantallas diariamente una cantidad nada desdeñable de información o contenidos cuya falta de veracidad, relevancia o incluso mala intención los hace destacar en el “debe” de la sociedad de la información globalizada.

Centrando el debate en ejercicio y salud, nos adentramos en un terreno empantanado con falsas promesas de resultados rápidos y sin esfuerzo. Cuerpos que solo existen el día de la foto. Intenciones comerciales no siempre lícitas. Incontables vídeos de gente haciendo auténticas proezas, por no llamarlo barbaridades. Esto es lo que yo llamo pornografía deportiva: entiendes lo que ves, incluso lo has intentado, pero ese traslado a la vida real estalla de bruces contra ti. Podría ser divertido, salvo por el hecho de que intentar repetir o emular algo que se escapa a tus posibilidades, ya sea por dificultad técnica o por rozar los límites de lo físicamente alcanzable, puede lesionarte gravemente. Voy a darte  un par de trucos para que sepas identificar un vídeo de “porno deportivo”.

Entiende quién es el protagonista
Conocer a la persona que ejecuta el vídeo puede darte serias pistas de lo que ves. Si no se te ocurriría imitar a Fernando Alonso con tu coche ¿por qué vas a intentar levantar el peso de un ex atleta de la élite mundial de halterofilia? Debemos entender que su trayectoria, entrenamiento, cualidades físicas extraordinarias y perfecto conocimiento de la técnica, les permite llegar a territorios que, sencilla y claramente te digo, no son alcanzables por el resto de los mortales. Para que no te quedes con ganas de disfrutar de un poco de porno deportivo, te recomiendo a uno de los mejores en su género: Dmitri Klókov. Ahora que estás sobre aviso puedes ver sus múltiples vídeos en YouTube. Y recuerda, lo que hace no es ni normal, ni imitable, salvo que seas un profesional con muchísimos años de experiencia…. y fuerza.

Klokov en uno de sus numeritos.

Desconfía
Es feo ser desconfiado por naturaleza. Pero hablamos de salud por lo que toda precaución es poca. Analiza si es real lo que estás viendo o lo que dicen que estás viendo, que no es lo mismo. Hay ejemplos que rozan lo cómico por lo evidente del fraude, como discos de pesas huecos o afirmaciones tan exageradas que no hace falta ni desmentirlas.

En otros casos el “fake” puede estar muy bien elaborado, pero siempre podrás ser crítico con lo que ves. Volvamos a poner un ejemplo para entenderlo fácilmente. Si sabemos que los corredores de la final de una prueba de atletismo han acabado todos entre los tres minutos y tres minutos veinte segundos ¿es creíble que el vecino del cuarto ponga un vídeo afirmando que él ha corrido esa distancia un sábado de lluvia en un parque, con un tiempo de tres minutos diez segundos? Da igual el pantallazo que te enseñe de su aplicación del teléfono de última generación con el que sale a correr. Él, con su trabajo, familia, pocas horas de descanso, alimentación mejorable y a duras penas tres entrenamientos por semana; es imposible que se encuentre en una marca que le llevaría a la final de un campeonato mundial.

Y tras estas dos consideraciones ¿merece la pena?

Buscar inspiración, aprendizaje o sencillamente pasar un buen rato viendo estos contenidos no es en absoluto condenable. Todos lo hacemos. Pero el peligro del porno, y esto según dicen los expertos se puede aplicar a todos los géneros, es que su consumo excesivo puede hacer que pierdas la percepción de lo que es real y lo que no. Puede cambiar las expectativas de tus entrenamientos y hacer que te impongas unos objetivos inalcanzables que, en el mejor de los casos, te lleven al desánimo o, en el peor, puedan ocasionarte una grave lesión deportiva.
Recuerda bienestari@ ponte en manos de un profesional que te ayude a marcarte unos objetivos y unos entrenamientos adaptados a ti y tus circunstancias.

Júlíus Björnsson, famoso por su personaje de La Montaña en Juego de Tronos. Un atleta de élite de unas cualidades incuestionables y una “estrella del porno deportivo”.
Otros temas

Tags

Alfonso M. Arce el

Entradas más recientes