Nacho Vegas perito en soledades

Publicado por el May 19, 2014

Compartir

la foto 2

FOTO: Bárbara Pérez del Valle

Vuelvo hoy  por la mañana a escuchar “Runrún”, “Ciudad Vampira”, la “Rapaza de San Antolín”, “Polvorado”, “Luz de agosto en Gijón”  o “La vida manca”, algunas de las canciones más logradas de Resituación, el nuevo disco de Nacho Vegas.

El sábado 17 de mayo, al tiempo que el centro de la ciudad se volvía masivamente colchonero, sobre el escenario de la sala “Joy Eslava” y tras la actuación febril y con nervio –“lo vive, decía una chica a mi izquierda”- del también asturiano Pablo Und Destruktion, Nacho Vegas y sus músicos habituales tomaron los instrumentos para cerrar con gran éxito su tercera noche de lleno completo en Madrid.

El concierto fluyó con naturalidad, gracias a la entrega sin ambages del público, gracias también a que este nuevo disco está plagado de ideas brillantes, aproximando a Nacho Vegas a un Fabrizio de André en eso de hacer de la poesía una forma de conciencia colectiva.

Nacho Vegas, cuya figura pálida sobre el escenario semeja la de un funambulista salido de uno de los callejones del desasosiego, ejerce de hipnotizador sobre el respetable público que no atiende, sino que parafrasea al cantante sílaba a sílaba. La banda de Vegas, con Abraham Boba, Joseba Irazoki, Manu Molina, Luis Rodríguez, Edu Baos y César Verdú, extienden la alfombra mágica para que vayan entrando las viñetas, las historias, las imágenes, los eslóganes. Incluso los entramados surrealistas, como esa historia onírica que roza lo asombroso en “La vida manca”.

Apenas se oyen confesiones personales en los versos prolíficos de las canciones de Resituación, donde lo que abunda es una búsqueda de lo común desde lo cotidiano, en un meritorio posicionamiento de cara a la realidad. Una realidad que abraza Nacho Vegas invitando a subir al escenario al coro de La dinamo y el Patio Maravillas.

Como fin de fiesta todos cantan “Santa Bárbara Bendita”, la canción dedicada a los mineros de Langreo muertos por grisú en 1949, que le queda a Nacho Vegas muy folklorista, aspecto éste al que cada vez le va cogiendo más el gusto.

El concierto giró en torno a los nuevos temas, intercalando algunas escogidas de su amplio repertorio, como “Gang Bang”, “El hombre que casi conoció a Michi Panero” –en el bis apoteósico o “La gran broma final”.

Es cierto que en lo musical las canciones nuevas de Vegas, grabadas de nuevo bajo la producción de Paco Loco, están plagadas de guiños a otros paisajes sonoros que amplían su campo de batalla. Así, “Libertariana Song”, con la que arrancó el concierto, es una canción estándar que homenajea las orquestinas de baile tropical (como de fiestas en el pueblo de Salas) a golpe de maracas. El riff de guitarra y los coros de “Adolfo Suicide”, por su parte, te hacen dar un respingo, porque están extraídos del “Simpathy for the Devil” de los Rolling Stones.

En “Luz de agosto en Gijón” suena algo que recuerda a “Everybody´s Talkin´” de Nilsson. El vaivén característico de Leonard Cohen es adoptado por Vegas y su banda en “Runrún”, y el acordeón a lo Julieta Venegas convierte en extrañamente familiar su “Rapaza de San Antolín”, una de las mejores del disco. Y que me aspen si en un momento dado no escuché a Brian Wilson insistiendo en las mismas notas.

Pero no importa, o al menos a mí eso no me importa, porque todas las canciones suenan muy bien, y en el caso de Nacho Vegas lo que se precisa es de un colchón acorde con las letras, pues ahí, en las letras, es donde radica su fortaleza, y él lo sabe.

 Uno juraría sin conocerlo que Nacho Vegas es perito en soledades. Y ahora lo que le toca, lo que le sale, es cantar en común como parte integrante de un coro.

Decían que el arte de Tomasi di Lampedusa, el de “El gatopardo”, consistía en ser universal por ser siciliano haciendo de lo siciliano una ocasión para llegar a lo universal. Nacho Vegas, intuitivo e inteligente, ha elegido en Resituación un camino similar que puede llevarle hacia lo universal a partir de lo más particular de sus raíces asturianas, ejercicio de praxis extremadamente raro en el siglo que nos ha tocado vivir.

 Como los grandes, Dylan o Brassens, Nacho Vegas continúa creciendo a base de canciones en las que incorpora un claro posicionamiento que sale del vientre de la poesía.

Compartir

ABC.es

Música para la NASA. © DIARIO ABC, S.L. 2014

Una propuesta imaginaria de llevar canciones representativas de lo mejor de nuestra música al espacio, en una selección que abarca el universo del folk, el pop... Más sobre «Música para la NASA.»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2014
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Twitter