ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

Un actor, un mito

Oti Marchante el

Nunca descansa, y menos en agosto, pues parece una negra tradición que a un día de luto en el cine le siga el batacazo de otra muerte. Nada más enterarme de la muerte de Robin Williams, mi alarma se disparó y me preparé para la siguiente: unas horas después moría Lauren Bacall. Williams era un actor en activo y Bacall era una inmortal ya en ese territorio en el que ni la vida ni la muerte tienen vigencia. Paré mi agosto (el mes menos nuestro de cuantos tenemos) para escribir sobre ellos. No estoy capacitado ahora para poner aquí el enlace a los artículos que publicó el ABC, tampoco creo que fueran ni muy esclarecedores ni demasiado buenos, sí sé que procuré no parapetarme en el vulgar fraseo del Oh capitán o del silbido va, silbido viene.

Me gustaba la cara de chupar limones de Robin Williams, un actor excesivo que absorbía plano aunque lo desenfocaran, como Woody Allen, y adoraba el icono Bacall, que con media docena de películas (en realidad, tres) traspasó el umbral de lo meramente carnal. Siempre decimos adiós a algo o a alguien en agosto, mes terminal, aunque se nos olvide de un año para otro y entremos en él como si fuera inaugural. En fin, al menos hemos de saber que todo lo que teníamos de Lauren Bacall lo seguiremos teniendo.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes