ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

Díaz Yanes y Anthony Mann: azares

Oti Marchante el


Luna,Anaya,Ayala,Abril    


                                                                            


Dos asuntos que no hay modo de relacionar: he visto ‘Sólo quiero caminar’, la película de Agustín Díaz Yanes, y recuerdo ‘El hombre de Laramie’, la película de Anthony Mann. No hay nada en común entre estas dos películas: una es un western y otra es cine negro y violento, pero en ambas subyace uno de los sentimientos más enérgicos y obcecados del ser humano: la venganza. Por lo que sea, la venganza tiene mucho mejor ‘prensa’ que, por ejemplo, la traición, aunque a mí personalmente me parece que la traición (en grande, me refiero: la de Bellido Dolfos en Zamora, por ejemplo) encierra una grandeza de ánimo, un desafío, una amoralidad, dignos de admiración. La venganza es, más grande o más pequeña, un mero ajuste de cuentas: demasiado humano.


‘Sólo quiero caminar’ recoge la huella dejada por ‘Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto’, y usa ese personaje (el de Victoria Abril) para levantar otra historia llena de espinas y esquinas. La violencia es tan protagonista y tan elocuente como los actores, y los personajes son todos, con la apacible excepción de un niño escritor que quiere ser torero (tal vez sea al contrario, un niño torero que quiere ser escritor), canallas y despreciables, aunque se le recomiende al espectador tomar patido por ellas, las canallas. Tal vez se pueda considerar como circunstancia común entre ambas, que en la de Díaz Yanes a una de las protagonistas le den los mafiosos un feísimo martillazo en la mano y en la de Anthony Mann a James Stwart un no más bonito balazo en la misma mano. Azares.


Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes