ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

Cronocrímenes… menos

Oti Marchante el


  


Vigalondo, Elejalde y Goenaga


 


A esta película de Nacho Vigalondo la harán realmente buena las próximas que haga este director. En sí misma, ‘Los cronocrímenes’ es poca cosa más que unos golpes de ingenio, una cierta imaginación y, sobre todo, una total ausencia de empaque intelectual: aun aceptando el contrapelo de sus tesis, ¿qué nos dice con ellas?… Realmente nada. La película de Vigalondo es una sucesión de saltos y brincos sin ninguna consecuencia posterior. Es, y sólo es eso, un armazón. Resuta curioso de mirar, entretenido, imaginativo, tramposillo, pero induce a una especulación huera. Película sin principio ni fin, que sólo puede ocurrir ‘en el aire’, pero en esa insustancialidad está precisamente su mejor valor: un juego, con un mecanismo fácil de entender sin entenderlo realmente (el viajecito hacia atrás en el tiempo), y cuya aceptación y sus efectos no suponen ninguna otra tesis al margen. La película se va sin decirte nada realmente interesante más allá de su propuesta pseudocientífica. Sería, en cierto modo, lo que una broma de ‘Memento’. El hecho de que haya ‘máquina’, ‘inventor’, ‘proceso’ y un ligero olor a ‘chapuza’, tebeíza la película, lo cual no le viene mal a esa impresión general de que no hay que tomársela demasiado en serio…


Supongo que si Vigalondo crece, el tiempo adornará sus ‘Cronocrímenes’ de otros valores que aún no pueden más que ser sospechados.


En todo caso, aporta al presente el estímulo de lo ingenioso y de lo digno de ser debatido.


Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes