ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Tiro al blanco por Tomás González-Martín

Bale ya ve lo que le espera: si no juega y desea quedarse, eso dirá muchas cosas

Zidane le ha dicho que no cuenta con él y le ha dejado sin disputar un minuto en estos tres últimos partidos

Bale ya ve lo que le espera: si no juega y desea quedarse, eso dirá muchas cosas
GRAF3963. MADRID, 19/05/2019.- El centrocampista galés del Real Madrid Gareth Bale en el banquillo durante el partido ante el Betis, de la trigésima octava jornada de LaLiga que se disputa esta mañana en el estadio Santiago Bernabéu. EFE/ Emilio Naranjo
Tomás González-Martín el

Bale se quedó sin jugar frente al Betis y no se despidió del Bernabéu. Tampoco quería despedirse, la verdad, de quienes le silban. Y afirma que piensa continuar en el Real Madrid. Zidane ya ha hablado, en todos los sentidos.
Su agente, Barnett, medita que si no juega deberán pensárselo. Porque Zidane le ha dicho, de palabra y con hechos, que no contará con él la próxima temporada. No ha disputado ninguno de los tres últimos encuentros con el conjunto blanco. Ha sido suplente de Brahim, de Vinicius, de Lucas y en unas semanas firmarán Hazard, que se mueve también por la banda izquierda, y Jovic. ¿De verdad que le da igual? El caso de Keylor es totalmente distinto. Rinde y es querido, pero tiene 32 años y Courtois, con 26, es el elegido para liderar la portería durante un lustro. Bale, por el contrario, ha cansado a Zidane y a Solari, hastiados de su falta de actitud.
Si se queda, que está en su derecho, pues tiene ficha hasta 2022, no será protagonista. Cobrará su salario millonario y nada más. Pero si pierde ritmo de competición afectará a su rendimiento con su selección galesa. No es baladí. Veremos lo que sucede hasta el mes de agosto. Nadie se cree que aguantará esta situación.
¿De verdad que no le importa no jugar y ser suplente de Hazard, de Brahim y de Vinicius? Nadie se lo cree. Parece más una postura de fuerza antes de acordar un traspaso

Sin jugar un minuto en las tres últimas jornadas de Liga por su falta de actitud, Bale se libró de la bronca que Zidane dio a su equipo en Anoeta, donde el Real Madrid perdió 3-1 tras adelantarse en el marcador con un golazo de Brahim. El técnico entró al vestuario al final del encuentro, dio un portazo y espetó a sus hombres que no se podía jugar así, sin ninguna intensidad, como si todo estuviera hecho después del 0-1. Les indicó que se entrenan cada semana para hacer las cosas bien y luego realizan estos partidos inadmisibles por falta de sacrificio. Sus pupilos callaron y agacharon la cabeza. Sucedió también en Vallecas, donde Bale acabó con la paciencia de Zinedine por su dejadez en el césped. El galés es el único veterano en la primera lista de descartes del francés para la siguiente campaña. El resto son jóvenes que requieren minutos. La clave secreta del entrenador con vistas al siguiente curso es que desea futbolistas hechos para ganar la próxima Liga. El club no puede esperar a forjar tantos chavales, deber volver a los éxitos inmediatamente. Es la razón de sus decisiones. Y Bale ya no entra en su proyecto.
El técnico exige un cambio y una reacción: Bale se libró en Anoeta de la bronca de Zidane por una falta de actitud que hoy no espera ver más

Hoy se echa el telón liguero en el Bernabéu, preludio de la remodelación del estadio, y Bale no dipsutó ni un minuto con el Real Madrid (y Keylor Navas, también). «Zizou» le convocó porque no tiene más hombres en la plantilla para medirse al Betis, dadas las bajas de Ramos, Odriozola, Mariano, Casemiro y Vallejo. Tampoco ha concentrado a Ceballos, aquejado de una sobrecarga, un hombre que será traspasado este verano. Esa lista de transferibles la encabeza el delantero británico.
¿Bale, despedirse de quién?
El responsable del Real Madrid no pensaba darle minutos a «Gareth», pues no tiene que despedirse de nadie, la verdad. Un sector del público le ha pitado en las últimas citas, en una ocasión nada más pisar el césped, y el número once ha contestado con peinetas «a la galesa». Hoy podría volver a ser silbado en vez de ser aplaudido por su hipotético adiós. Ni el técnico ni el jugador piensan en una despedida ante la afición. Lo que sí reflexiona Zidane es que Bale debe pensar en despedirse del Real Madrid, porque no va a jugar más con él. El análisis de situación supera el capítulo deportivo y se introduce en el aspecto personal.
Ganar la Liga: «Zizou» descarta a los jóvenes como Llorente, Ceballos y Reguilón para el futuro porque su meta es un equipo curtido, hecho, para ganar títulos inmediatamente. Tras el fracaso de esta campaña, el francés opina que la entidad no puede esperar más tiempo a volver a los éxitos

Bale ha sido concentrado en Valdebebas para preparar el encuentro de hoy, pero se encuentra desconectado el fútbol. Su carencia de entrega en los partidos demuestra que ya no le gusta el fútbol de competición. Es su profesión, el medio de vida que le permitió llegar a lo más grande, pero hoy no le llena. Es el camino que eligió para ganar catorce títulos e incluso decidirlos, como hizo en Kiev con dos goles, como hizo ante el Atlético en Lisboa con el 2-1, como hizo ante el Barcelona en la Copa de Mestalla, como hizo en el Mundial de Clubes de Marruecos. Pero ahora no se entrega en el fútbol. Prefiere el golf.
Bale en el Madrid: 14 títulos. Cuatro Champions, cuatro Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa, una Liga española, una Copa del Rey y una Supercopa de España

Está desconectado mentalmente de la competición. Y su actitud expresa que no está conectado con el equipo. Va por libre. No se encuentra integrado con el grupo. Si fue individualista casi siempre, ahora se le observa que no está unido a la plantilla. Sus descartes y suplencias han agravado la situación.
Cuatro veces determinante: golazo decisivo al Barcelona, 2-1, en la final de Copa 2014, en Mestalla. Cabeceó el 2-1 al Atlético en la Champions de Lisboa. Anotó el 2-0 al San Lorenzo en el Mundial de Clubes 2014. Y firmó dos goles ante el Liverpool en la Champions 2018

Una de las consecuencias de esta realidad es que Bale reitera que tiene contrato hasta 2022, se siente «a gusto en el Real Madrid» y piensa cumplirlos. Si tuviera ambición por demostrar que es una figura, lo haría en el conjunto blanco o desearía hacerlo en otro equipo. El año pasado, tras sentenciar la Champions con dos goles, expuso que si no jugaba debería irse. El adiós de Cristiano frenó un traspaso seguro. Esta temporada tenía la oportunidad de ser «la estrella» que su agente, Barnett, pregona. Ha decepcionado. Ahora observa que Zidane no cuenta con él para el futuro y no manifiesta en ningún momento el anhelo de jugar bien en otro club y callar bocas. Cumple 30 años en julio y se ha aburguesado.
Lleva 109 goles desde 2014: su récord fueron los 22 marcados en la campaña 2013-14. En la actual temporada suma 14. Y 231 partidos en total: se perdió 84 por culpa de las 25 lesiones que frenaron su rendimiento en el club

Jonathan Barnett reivindica a Bale y advierte que si quieren traspasarle deben valorar el dinero que cobra de ficha. La frase lo dice todo. El apoderado inglés se pone a la defensiva y no aborda el quid de la cuestión: Bale desea continuar en el Real Madrid sin hablar un instante de rendimiento, ni entrega. Existe también una desconexión entre la postura acomodaticia de Bale y los pensamientos de Barnett, que no se da cuenta de la gravedad del comportamiento del futbolista que es bandera de su agencia de representación. La imagen externa del futbolista en Madrid es negativa. Parece como si solo quisiera cobrar su contrato hasta 2022 y nada más, sin pensar en jugar bien y en quien le paga esa millonada. En ningún momento habla de mejorar su nivel. El apoderado debería dialogar con Bale y atacar estos frentes abiertos, porque el caché se deteriora.
¿Y desea seguir de suplente?
Hay un dato objetivo: Zidane no ha contado con Bale en los dos últimos años por su falta de actitud y no le importaría seguir una tercera temporada como suplente de lujo. El técnico no cree en él y habla de permanecer en la plantilla. No es normal. «He sido muy claro», manifestó Zinedine tras dejarle fuera de la lista ante el Villarreal y la Real Sociedad. Hay que decirlo con sinceridad: Bale no va a jugar la próxima campaña en el Real Madrid. Si se encierra en su posición y la mantiene, y está en su derecho por contrato, pertenecerá al equipo y cobrará. Barnett debe trabajar ya en el traspaso por el bien del estandarte de su agencia. Seguir así perjudicará su valor de mercado.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes