ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Pido la palabra por Paloma Cervilla

Rivera acorrala a Sánchez y Casado se modera

Rivera acorrala a Sánchez y Casado se modera
Paloma Cervilla el

No hay ninguna duda de que el vencedor claro del debate de ayer fue Albert Rivera, y también hubo un perdedor, Pedro Sánchez. Después estuvieron un Pablo Casado más moderado, que adoptó un perfil menos agresivo que en la campaña, quizás para intentar huir de las críticas que le dibujan como un líder demasiado extremista y que abusa de las descalificaciones al contrario. Y por último un Pablo Iglesias irreconocible, que también decidió moderarse y salir atrincherado, ¡oh sorpresa!, tras su libro de cabecera, la Constitución, a la que ha vapuleado durante todo este tiempo.

Rivera salió suelto, sin la presión que tenía Casado, y acorraló a un Pedro Sánchez al que le era imposible salir del rincón del cuadrilátero al que lo empujaba, una y otra vez, el líder de Ciudadanos con su decisión a los secesionistas en Cataluña. Rivera golpeaba sin piedad y el hoy presidente del Gobierno solo acertaba a esgrimir la foto de Colón y el mantra de las derechas para intentar repeler el golpe, pero era poco creíble.

Rivera tuvo ayer su día, y lo supo aprovechar, haciéndole un gran favor a Casado, al que le interesaba, y mucho, que el líder de Ciudadanos golpeara a Pedro Sánchez. Si ayer pudo pescar algún voto indeciso del PSOE, aumentan las posibilidades de un pacto PP-Ciudadanos para desalojar a Sánchez de la Moncloa.

Casado no quiso arriesgar, porque se jugaba mucho, y optó por la prudencia. En su imagen de ayer, parece que mucho han pesado las críticas que se le hacen a su locuacidad y verbo fácil, por ello jugó a ofrecer una imagen más presidencialista. Veremos hoy si sale el Casado que se sube en tromba a la tribuna del Congreso de los Diputdos y apabulla a Sánchez.

Pablo Iglesias casi no existió porque nadie se creía esa imagen suya con la Constitución en la mano. También se moderó, temeroso de que su agresividad empujara aún más al votante de izquierdas hacia el PSOE.

La prueba más clara de que Pedro Sánchez perdió el debate fue el mitin que ofreció el ministro José Luis Ábalos al finalizar el mismo. El presidente del Gobierno salió huyendo hacia la sede de los socialistas y Ábalos intentó justificar la derrota con un discurso farragoso que evidenciaba el fracaso.

 

Seguir a Paloma Cervilla en Twitter.

 

 

 

España

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes