ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Pido la palabra por Paloma Cervilla

El “dedazo” de Pablo Iglesias con Errejón en Madrid

Paloma Cervilla Garzón el

Primero fue el enfrentamiento público entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en su disputa por la Secretaría General de Podemos. Y ahora el “dedazo” del ganador de esta refriega para que el perdedor tenga, como premio de consolación, la candidatura a la Comunidad de Madrid.

¿No eran estos dos de los pecados capitales que la nueva política adjudicaba a la casta, a los viejos dirigentes? ¿No había que convocar primarias en los partidos para que la militancia se pronunciara sobre los candidatos, porque eso de que el líder pusiera el “dedo divino” sobre alguien era antidemocrático y reflejaba una forma autoritaria de entender la política?

Pues parece que a estos chicos se les han olvidado muy pronto las lecciones de ética política que llevan años dando por los púlpitos televisivos de este país.

Lo de la refriega por la Secretaría General ha sido mucho peor que lo que sucede en los partidos tradicionales, y que se repetirá por siempre jamás. Lo digo porque la política es así, por mucho que vengan estos adolescentes a contarnos milongas. Que no, hombre, que en los partidos siempre ha habido sangre en los momentos previos a las renovaciones de las cúpulas.

Pero lo del “dedazo” es para que se lo piensen muy bien. Ahora lo querrán revestir de consulta popular, pero el hecho ya se ha producido sin recato ninguno.

Yo, lo llevo diciendo desde hace mucho tiempo. Ni nueva ni vieja, la política es lo que es y, por mucho que nos digan estos chavales que ellos van a modernizar el sistema desde un tweet, la realidad se impone siempre a la fantasía.

 

Otras entradas relacionadas:

El PP, encantado con la victoria de Pablo Iglesias

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, lo peor de la vieja política

Cospedal ,”tranquila,” frente a los que “van a criticar siempre”

Cospedal se queda, mal que le pese a algunos

La venganza de Pedro Sánchez: vuelve el del “no es no”

Bono, el locuaz, ¿por qué calla con el accidente del Cougar?

Pedro Sánchez y su viaje a ninguna parte

Bono también debe de pedir perdón con el Cougar, como exigió con el Yak

Cospedal ante uno de sus momentos decisivos.

Sí a fiscalizar a la Iglesia y también el despilfarro de algunas ONG

España
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes